Aún no se define la suerte de Línea Express

Aguascalientes Camiones Chinos Línea Exprés Demanda
Por tercera vez las autoridades federales aplazaron la resolución definitiva a la demanda interpuesta por la suspensión arbitraria de los camiones chinos.

Se encuentra entrampado el proceso de licitación y la definición de la concesión del transporte urbano debido a que la Suprema Corte Federal le está dando largas a la demanda interpuesta por los directivos y socios de la Línea Express, tras la suspensión arbitraria de los camiones chinos por parte del Gobierno, decretada justo hace cuatro meses.

El presidente de los camioneros afectados, Jaime Carranza Ochoa, aseguró que, por tercera ocasión, se difirió por el magistrado federal la resolución jurídica de la demanda contra el atropello cometido en su perjuicio por las autoridades, bajo el argumento de que la parte demandada solicitó tiempo para contestar la información que les fue solicitada sobre la suspensión de los 86 camiones de la Línea Express.

Primero se nos dio la fecha del 8 de noviembre, luego el 22 y ahora se pospuso para el 28 de este mes la contestación del magistrado federal que lleva el caso, por lo que estamos aún a la espera de la resolución definitiva y por lo tanto con los camiones encerrados”, mencionó el directivo de la línea de autotransporte de pasajeros que se opuso a la entrega del servicio a la empresa ADO en los términos leoninos que planteaban las autoridades de Movilidad y de Gobierno del Estado.

Los camiones suspendidos, entre los que están los que se compraron y trajeron de China, siguen fuera de ruta, y eso hace que aumenten día con día las pérdidas económicas que al momento ya alcanzan una suma considerable, pero además de eso está el problema de los choferes y sus familias y del resto del personal de la línea que dejó de percibir sus ingresos completos por la medida arbitraria que tomó en agosto pasado el Gobierno del Estado en represalia por no aceptar las condiciones que se les pretendían imponer para “regalar” prácticamente los camiones a ADO.

Sobre el particular, Carranza Ochoa dijo que diariamente se registra una pérdida de al menos 200 mil pesos por tener las unidades detenidas y sin saber cuál será su futuro, pues aunque se confía en que se revocará la disposición del Gobierno y de que también se está peleando la indemnización por la afectación que se tuvo por la misma, de cualquier manera se ha dañado a los trabajadores y a los socios en su patrimonio, y también se han generado otros problemas por los compromisos de pago derivados de la compra de los camiones chinos.