Clases

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que será presencial el regreso a clases en agosto, pero habrá opción de no asistir a las aulas, aunque eso dependerá de los padres de familia, a los que llamó, junto con maestros y directivos, a preparar las escuelas porque algunas están abandonadas a más de un año de la pandemia.

En Aguascalientes la moneda parece estar en el aire en cuanto al regreso o no a los salones de clase, porque aunque algunas escuelas sí regresaron al recién concluido ciclo escolar y la mayoría de colegios ya asistían dos o tres veces por semana en horario completo, el sindicato magisterial deja a los padres de familia la decisión de ir o no a los planteles.

Por sí o por no, en colegios ya enviaron las listas de útiles y por supuesto, la lista de uniformes, lo que hace pensar en que regresarán a clases de manera presencial.

Y aunque no se tiene un registro de contagios en las dos semanas en que los escolares acudieron a las escuelas de manera presencial, aseguran que el riesgo es poco siempre y cuando los menores también acaten las indicaciones del Sector Salud, y vaya que los niños, la gran mayoría, ponen la muestra y han dado una muestra de resiliencia porque no tienen miedo de vivir con el virus, sino que se adaptaron a las nuevas circunstancias.

Obvio, al no medir el riesgo bajan un poco la guardia, pero por lo menos los niños de primaria para arriba ya están conscientes de que deben portar el cubrebocas mínimo 5 horas, y que no deben compartir objetos y alimentos.

A pesar del optimismo del presidente López Obrador, quien aseguró ayer que el regreso a clases no disparará los contagios, porque gracias a la vacunación anti-Covid se ha controlado, aunque sea un poco, la pandemia, otros datos indican lo contrario, pues por ejemplo, en La Paz, Baja California, sufren porque si bien en estas vacaciones de verano el turismo va al alza, también lo hacen las infecciones.

Las cifras de los repuntes en infecciones y muertes nos colocan ya en la tercera ola del coronavirus, aunque dicen los enterados, no se ha presentado una situación caótica porque algunos de los sectores más vulnerables ya accedieron a la inmunización, por lo que se pide no bajar la guardia.

El regreso a clases de manera presencial ya se ve más cerca, pues nos estamos acostumbrando a vivir una realidad que nos exige un nuevo estilo de vida y los menores de las familias no son la excepción, y ellos serían los más beneficiados en retornar a las aulas, porque emocionalmente les haría bien ya que han pasado muchos meses de encierro y cuidados. Pero ojo, no perdamos de vista que los niños no están vacunados, por lo que una decisión de esta naturaleza debe hacerse bien meditada por los padres de familia, en quienes finalmente recaerá la responsabilidad de seguir una vida más o menos normal.