Aguascalientes, México, Martes 14 de Agosto de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El "vicio" por la pintura del último representante del muralismo mexicano

Fotografía fechada el 01 de febrero de 2018 que muestra al muralista mexicano Melchor Peredo García mientras posa durante una entrevista con Efe en la ciudad de Xalapa, estado de Veracruz (México). EFE (EFE)
11/02/2018 09:45:01 Veracruz (México), 11 feb (EFE).- La delgada figura de Melchor Peredo García, considerado el último representante del muralismo mexicano, forma parte de la cotidianidad de Xalapa, ciudad que acoge desde hace décadas a un artista que de adolescente se dio cuenta de que no podía escapar del "vicio" de la pintura.
"Es un honor, qué más te digo", dice en una entrevista con Efe al aceptar ser uno de los últimos íconos del movimiento artístico iniciado en México a principios del siglo XX, creado por un grupo de intelectuales pintores después de la Revolución mexicana.
Bajo la inspiración de los artistas José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, Peredo (Ciudad de México, 1927) aprendió la técnica de la pintura al fresco e imprimió su sello personal en los murales que diseñó y dejó para la eternidad.
"Mi pintura es continuidad del muralismo mexicano en sus características nacionalistas, pero también humanistas, democráticas y si se quiere socialistas, aunque el socialismo sea solamente un elemento del corazón", asegura.
Peredo, quien odia mencionar que tiene 91 años, fue designado miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte para el periodo 2017-2020, con lo cual agregará seis murales más a su vasta obra.
En Xalapa, ciudad de poco más de 500.000 habitantes asentada en la región montañosa del Golfo de México, el maestro del muralismo cumplirá casi tres décadas de recorrer las angostas y empinadas calles de un lugar que lo considera una persona cabal, constante y solidaria.
Con su cabello blanco y su rostro marchito por la edad, Peredo mantiene vivos los recuerdos que lo llevaron a ser un experto de la pintura al fresco, realizada -en muchas ocasiones- con una caña de bambú de más de 10 metros o trepado en un andamio en las alturas.
"Quería ser un muralista como Diego Rivera y un artista que hiciera obra social. Como Diego Rivera, admiraba mucho su posición comunista en aquella ciudad de contrastes", afirma.
Desde los 14 años dedica su tiempo a la pintura, porque -rememora con una sonrisa- alguien le dijo que "pintaba bien": "Yo lo creí y ya no pude escaparme del vicio".
Aún resuena en su mente cuando a los 19 años su padre, Luis Gerardo Peredo, uno de los iniciadores del cine mexicano, lo confrontó y le advirtió que siendo un pintor malo se iba a morir de hambre.
"Me dio mucho coraje", confiesa.
Se dirigió a la casa de Rivera y pidió hablar con él. "Era un hombre gigantesco, no solo gordo sino alto, parecía un gigante", relata.
Peredo le contó lo sucedido y pidió la opinión del maestro sobre sus dotes como pintor. Rivera medio observó las obras y le dio una recomendación que siguió al pie de la letra: "Si su padre no quiere que sea usted pintor, métase usted de obrero, y en la noche se pone a pintar".
Estudió en varios institutos, entre ellos la Escuela La Esmeralda, y desde su estudio, en el sótano de la casa familiar, fue perfeccionando su estilo hasta que en 1947 pintó su primer mural en una clínica de maternidad que representa la explotación de trabajadores marginados en la Ciudad de México.
Peredo deambula por el vestíbulo del Palacio de Gobierno. Observa detenidamente su mural realizado en fresco al que bautizó "Una revolución continua", y relata que algunos de los personajes son empleados gubernamentales.
La obra presenta daños propios del tiempo; el muralista revisa con minuciosidad las afectaciones y promete volver para repararlos de la mano de un trabajador de la construcción.
"El fresco es una técnica maravillosa que ya está casi perdida, porque se hace con los materiales de construcción de un edificio y hay una integración estupenda", describe.
En su memoria hay al menos 25 murales de su autoría. Su preferido es un fresco al acrílico llamado "Resistencia Heroica" que tardó tres años en concluir en el antiguo Palacio de Justicia del Estado de Veracruz, en un pasillo muy estrecho, donde los especialistas creían que sería imposible.
"Yo dije ¿cómo? Sí se puede, porque en el pasillo, cuando tú caminas, ya no estás viendo un plano estático, estás trabajando en la cuarta dimensión, estás caminando y es como en una película que se va desarrollando", rememora.
Su vida artística le llevó a Canadá, Estados Unidos y Francia. Incluso se dio el lujo de rechazar una estancia en Bucarest de la crítica de arte Judith Krauss; prefirió perfeccionar su técnica de frescos bajo la guía de José Gutiérrez, un defensor del primer uso artístico de la pintura acrílica.
Hoy se apresta a preparar sus próximos seis murales, que tomarán un año en investigación y acopio de iconografía; luego trepará a un andamio a realizarlos en fresco.
"¿El muralismo en México ha muerto o está en vías de extinción?", se le pregunta, a lo que responde con un contundente: "Mientras no esté muerto yo, no está muerto el muralismo".
EFE