Aguascalientes, México, Jueves 18 de Abril de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Escultor Sebastián dice que es la hora del recuento tras 50 años de carrera

El escultor méxicano Sebastián participa el martes 6 de noviembre de 2018, en la inaguración de su exposición "Toroides", en una galeria en Ciudad de México, como parte de los festejos por el 50 aniversario de su carrera artística. EFE/Archivo (EFE)
09/02/2019 11:20:02 México, 9 feb (EFE).- El artista plástico mexicano Sebastián considera que es hora de repasar un intenso medio siglo de trayectoria artística marcada por sus monumentales e icónicas esculturas urbanas, cuyo trasfondo lleva a conjeturas geométricas y matemáticas.
"Ya es el momento de dejar estructurada toda mi producción para que quede y no se pierda", afirma este sábado en entrevista con Efe este artista plástico de 71 años de edad que ha dejado huella con su extensa obra en una veintena de ciudades alrededor del mundo.
A los festejos de sus 50 años de carrera, que lo llevaron a exposiciones y homenajes, se ha sumado un libro con opiniones de críticos de arte y ciencia.
En este sentido, el escultor expresa que será la Fundación Sebastián la encargada de proteger lo que define como "acervo sebastino".
A la par de sus creaciones, Sebastián se ha consolidado como un intenso promotor de jóvenes artistas de diversas nacionales que cuelgan sus primeras creaciones en los muros de esta fundación.
Nacido como Enrique Carbajal el 16 de noviembre de 1947 en el norteño estado de Chihuahua y recreado a sí mismo como 'Sebastián, escultor' en 1968, anuncia un libro con detallada y minuciosa explicación artística y científica sobre sus 50 años de creaciones.
"Toda mi vida he tomado la geometría, las matemáticas, la física para mi producción plástica y quería que tuviera el sentido de arte-ciencia", resume el autor de "El caballito", recreación moderna de la figura ecuestre que en 1803 colocó en la Ciudad de México el español Manuel Tolsá (1757-1816).
Con una trayectoria que comenzó "con pies de plomo" desde su primera exposición personal en 1968, su obra tiene una estética geométrica sustentada en las matemáticas, a las que considera maravillosas, como una expresión más del arte.
"Sin las matemáticas no habría comprensión ni avance tecnológico y científico porque son las que han permitido razonar y solucionar y dar ecuaciones para muchos descubrimientos y poderlos comprender e ir más adelante", dice el artista.
Sus obras le han valido, entre otros reconocimiento, el doctorado "honoris causa" del City College de Nueva York.
En formato monumental, sus esculturas se alzan en ciudades mexicanas como Aguascalientes ("La puerta saturnina"), Puebla ("El Ángel custodio"), Nezahualcóyotl ("Coyote hambriento"), Chimalhuacán ("Guerrero hambriento") y en urbes como La Habana (Cuba), San Antonio (Texas, EE.UU.) u Osaka (Japón).
Ya en el segundo medio siglo de carrera, Sebastián hace profesión de fe y de motivaciones sobre su proceso creativo, reflexiona sobre la personalidad del artista y la vigencia del arte monumental en tiempos de crisis y vientos políticos diversos.
Apunta a su "fortaleza de niño" para ver el mundo con sorpresa y mantener la frescura y la sensibilidad, siempre "en un tono racional".
Lleva el diálogo a la "carga de insatisfacción" que es inherente al artista y que tras ser saciada por el goce estético de una obra finalizada se reaviva en "el instante posterior", cuando la obra ya es historia.
Con reconocimientos y premios a su obra por todo el mundo, Sebastián argumenta a favor de las esculturas monumentales y de su persistencia más allá de los vaivenes políticos y económicos.
"El arte urbano monumental no es una moda, no es una ruta a seguir dentro de las tendencias. (...) Es una condición humana, una necesidad del espíritu humano desde las cavernas", sostiene.
En todas las culturas, de las cavernas a Roma, "hemos visto la necesidad de poner hitos" que pueden funcionar para situaciones religiosas o para conmover al espíritu humano.
Por eso, "pasarán los años, las tendencias y llegarán grandes artistas, pero el arte monumental persistirá y existirá por ser parte de la condición del espíritu humano", argumenta el escultor.
Desde siempre, además, los artistas han creado en las mejores y las peores circunstancias.
"En los momentos más duros de los países, de los continentes, en las dictaduras, han sorprendido con su creación, en las libertades igual", manifiesta.
Sebastián afirma que todos los pueblos necesitan de un espíritu creativo para "observar y contemplar la belleza" porque son ellos los que le dan la posibilidad de tener una raíz y una cultura profunda pese a circunstancias adversas.
Esta última reflexión la descubrió al verse detenido en un campo militar durante el movimiento estudiantil de 1968, que culminó con la masacre de Tlatelolco a manos del Ejército mexicano, que dejó unos 30 muertos según cifras oficiales o más de 300 de acuerdo con organismos civiles.
El escultor afirma que, al salir del campo militar, se dijo a sí mismo que no pararía hasta desarrollar una prolífica carrera que tuviera un impacto en el mundo. "Y lo he cumplido", concluye.
EFE