Aguascalientes, México, Martes 12 de Diciembre de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Reivindican en México la importancia de incentivar el cultivo chinampero

Fotografía de archivo del 10 de diciembre de 2015, de las chinampas, extensiones agrícolas rectangulares que se sostienen sobre el agua de los canales de la zona periférica de Xochimilco y que fueron el método de cultivo por excelencia del imperio azteca, declarada, junto al Centro histórico de la Ciudad de México, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1986, motivo por el cual se celebran ho (EFE)
05/12/2017 18:05:02 México, 5 dic (EFE).- Un grupo de expertos reivindicaron hoy la agricultura tradicional mediante chinampas en un encuentro en el que recordaron su condición de patrimonio cultural, pese a las vicisitudes que genera la inevitable extensión de la mancha urbana.
La directora de planeación institucional y desarrollo territorial de la autoridad de la Zona de Patrimonio, Angelina Méndez, destacó la labor de los agricultores que honran esta metodología ancestral prehispánica, negándose a abandonar su tradición en pos de una modernidad "que despoja, destruye y aniquila".
La zona patrimonio -de 7.534 hectáreas que recogen Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta- fue declarada, junto al Centro histórico de la Ciudad de México, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986, motivo por el cual hoy arrancan tres jornadas dedicadas a la chinampería.
Las chinampas son bellas extensiones agrícolas rectangulares que se sostienen sobre el agua de los canales de la zona periférica de Xochimilco y que fueron el método de cultivo por excelencia del imperio azteca para abastecer a la gran Tenochtitlan, donde hoy se encuentra la capital del país.
"La zona patrimonio es productividad, esa que lleva verduras y legumbres a los mejores restaurantes del centro de la ciudad y flores hermosas que adornan despachos de Santa Fe", indicó Méndez.
Asimismo, aseguró que se están "buscando los mecanismos necesarios para incentivar la zona y elevar la calidad de vida" tanto de la zona patrimonio como de la urbe a la que rodea.
En declaraciones a Efe, Méndez lamentó la drástica reducción del 90 % de las chinampas productivas con el paso del tiempo.
En la actualidad, únicamente quedan 3.500 productivas, de acuerdo con el último censo de las 21.000 que se llegaron a tener.
En este espacio se cultivan kilométricas extensiones de flores, hortalizas, legumbres y cereales, así como una multitud de productos orgánicos como el amaranto y la miel libres de pesticidas.
"Una de las problemáticas que nosotros vemos es la extensión de la mancha urbana sin control", dijo Méndez.
Por ello, instó a encontrar soluciones eficaces para no contaminar con la presencia humana "el agua de los canales que sirve para el riego de las hortalizas".
Paradójicamente, la experta percibe una mayor fascinación por el patrimonio mexicano de parte de los extranjeros.
"No estamos informados nosotros que somos habitantes de la ciudad del tesoro que tenemos", lamentó.
Durante los días 5, 6 y 7 de diciembre se celebrarán talleres y conferencias y se pondrán a la venta productos derivados de la chinampa en la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ).
El director general del Centro de Investigación y Capacitación en Gastronomía de la UCSJ, Marco Antonio Covarrubias, contó a Efe que el objetivo de este evento "es vincular a productores de la zona chinampera con compradores domésticos o empresariales de la Ciudad de México".
Asimismo, hizo un análisis de la problemática a la que se enfrentan estos proveedores, enfatizando que "no tienen un canal comercial definido".
Una vez recogida la cosecha -casi al 100 % libre de pesticidas e insecticidas-, estos acuden a la Central de Abastos de la capital, donde se ven perjudicados por productores que, al ofertar más toneladas, fijan el precio a su antojo.
"El que domina la oferta es que fija el precio", aseveró Covarrubias.
Por su parte, los locatarios hoy presentes se mostraron orgullosos de su mercancía. Guadalupe Velasco contó a Efe que la zona patrimonio es "un pulmón para la ciudad" y que se produce "de manera orgánica, libre de pesticidas", lo cual le da "un sabor diferente".
Una ciudadana que curioseaba por los puestos, Itzel Toral, apuesta por la agricultura orgánica, ya que "potencia el producto mexicano" y, así, además "consume una menor cantidad de químicos".
La joven consideró que estos productos son menos consumidos por la gente, que deposita su confianza en grandes marcas.
La tradición azteca se ve reactivada estos días en los que los productos orgánicos estarán disponibles para los habitantes de la megalópolis latinoamericana que busquen un paseo por los recovecos más puros y placenteros de su propia cultura.
EFE