Aguascalientes, México, Jueves 26 de Abril de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Estado mexicano de Baja California Sur, potencia exportadora de langosta roja

Fotografía del 9 de diciembre de 2017 que muestra una embarcación de captura de la langosta en aguas de Baja California (México). Baja California Sur, en el noroeste de México, es el estado con más kilómetros de costa del país, con un total de 2.230, lo que le ha permitido convertirse en la principal región exportadora de langosta roja desde el país hacia el resto del mundo. EFE (EFE)
19/12/2017 09:45:04 La Paz (México), 19 dic (EFE).- Baja California Sur, en el noroeste de México, es el estado con más kilómetros de costa del país, con un total de 2.230, lo que le ha permitido convertirse en la principal región exportadora de langosta roja desde el país hacia el resto del mundo.
Cada año se venden cerca de 1.770 toneladas de langosta a Europa, Asia y Norteamérica, generando más de 300 millones de pesos (15,7 millones de dólares) para el sector pesquero mexicano.
La captura de este organismo constituye la quinta actividad pesquera más lucrativa de México y la primera del noroeste del país en términos de tonelaje.
Las autoridades surcalifornianas valoraron el 2017 como un año muy positivo puesto que aumentó la venta de langosta hacia los países asiáticos, un mercado que exige calidad y ofrece precios de compra más elevados que otras regiones.
"Llevamos cerca de 840 toneladas exportadas al mercado asiático, que paga mejor la langosta. Los productores están recibiendo ingresos del orden de entre 520 y 540 dólares el kilo. Creo que vamos muy bien", informó a Efe el secretario de Pesca del estado, Andrés Córdova.
Los pescadores de Baja California Sur esperan que los buenos datos cosechados en 2017, con aumentos de 20 % respecto al año pasado, se repitan en 2018 para consolidar esta tendencia al alza.
"Se pronostica una temporada buena para nuestras pesquerías. Hemos vivido un 20 % de incremento con relación a la temporada pasada", sostuvo al respecto el presidente de la Federación de Cooperativas Pesqueras (Fedecoop), Alejandro Tirado.
Desde el sector destacan que la captura de la langosta se realiza de manera artesanal y certificada, por medio de trampas, sin causar ningún tipo de daño al crustáceo, y los ejemplares se exportan en su gran mayoría con vida para asegurar su calidad.
Apenas un 5 % son vendidas cocinadas y congeladas, principalmente a Estados Unidos y países europeos, y solo una pequeña porción se venden crudas y congeladas en el interior de México.
Una vez capturadas, las langostas son pesadas y trasladadas a piscifactorías que sirven de base para su posterior venta y exportación.
La langosta roja (Panulirus interruptus) es una especie endémica de la costa californiana que se sirve en restaurantes de lujo alrededor del mundo. Generalmente mide unos 30 centímetros, aunque puede llegar a los 60 centímetros y pesar 12 kilogramos.
Los adultos de la especie son nocturnos y migratorios, que viven entre las rocas a profundidades de hasta 65 metros y se alimentan de erizos de mar, almejas, mejillones y gusanos.
Más allá de las cifras económicas positivas registradas por su venta, el sector de la langosta se encuentra amenazado por el cambio climático, que genera altas mareas que ponen en peligro la vida de las langostas.
En ese sentido, varios cientos de langostas aparecieron en mayo pasado varadas en la arena de la playa de Tijuana, en el noroccidental estado de Baja California -vecino de Baja California Sur-, aunque la mayoría de ellas pudieron ser devueltas al agua y salvaron su vida.
Asimismo, la mano del hombre también ha puesto en peligro la supervivencia de la especie, como comprobaron el mes pasado los pescadores de la comunidad de Salinas del Marqués, en el estado sureño de Oaxaca, que tuvieron que limpiar sus playas de un derrame de crudo que afectó la pesca del camarón, la langosta y el pulpo.
EFE