Aguascalientes, México, Martes 19 de Junio de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Los civiles y las empresas reclaman su rol en las políticas alimentarias latinoamericanas

La FAO llamó a promover un debate para impulsar un mayor consumo de productos locales frescos que reemplacen a los alimentos altamente procesados, la agricultura familiar, los programas de protección social y la adaptación al cambio climático. EFE/Archivo (EFE)
06/03/2018 17:45:01 Montego Bay (Jamaica), 6 mar (EFE).- Los grupos de la sociedad civil y el sector privado reclamaron hoy en Jamaica más participación, aunque desde posturas divergentes, en los procesos políticos para mejorar la alimentación en Latinoamérica.
Representantes de ambas partes se pronunciaron en el marco de la versión número 35 de la Conferencia de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe, que se celebra esta semana en la ciudad de Montego Bay.
El dirigente del Consejo Internacional de Tratados Indios, Jorge Stanley, sostuvo que los "cambios en la coyuntura política, social y económica han hecho retroceder las conquistas sociales de la década pasada".
Se refirió así al aumento del hambre en 2,4 millones de personas, hasta 42,5 millones en toda la región, registrado en 2016 tras veinte años de avances.
Entre las causas, mencionó la "concentración de la riqueza y el poder en pocas manos", las violaciones de derechos humanos, el uso insostenible de los recursos naturales y la ausencia de una "participación pertinente" de las organizaciones sociales en las políticas sociales.
"Reclamamos que los Estados respeten, protejan y promuevan nuestros derechos", incluidos los de los pequeños agricultores y los indígenas, solicitó el representante de la sociedad civil.
Desde una perspectiva empresarial intervino el presidente de la Asociación Latinoamericana de Asociaciones de la Industria de Alimentos y Bebidas (Alaiab), Mario Montero, que instó a "relanzar el diálogo para enfrentar los retos de la sociedad moderna".
Consideró que durante décadas las compañías han colaborado para estandarizar normas como las relativas a la higiene, el etiquetado y los aditivos en los alimentos, al tiempo que defendió la competitividad de las empresas y la innovación para alcanzar una alimentación "suficiente y nutritiva".
Alabó órganos como el Codex Alimentarius, un ente de la ONU que establece normas internacionales para la inocuidad de los alimentos y ha permitido lograr un "sano equilibrio entre la salud, el ambiente, la ciencia y el comercio".
Montero instó a fortalecer las alianzas y promover un "diálogo respetuoso" entre todas las partes, recuperando la "confianza" y propiciando la "transparencia y la participación" de las empresas.
El presidente del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), el dominicano Mario Arvelo, recordó que esa plataforma del sistema de Naciones Unidas, donde intervienen los grupos sociales y el sector privado, es la "más relevante para lograr la coherencia de políticas en materia de seguridad alimentaria y nutricional".
Pidió replicar esa estructura a nivel nacional y regional, así como una mayor participación de todos los actores a nivel mundial.
El director general de la FAO, José Graziano da Silva, señaló que en el pasado la región logró reducir el hambre mediante políticas "sociales, económicas y productivas más inclusivas".
En esta nueva etapa, urgió a identificar las razones del último revés en las cifras del hambre con vistas a conseguir el objetivo fijado por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) de erradicar el hambre para 2025 y el de eliminar todas las formas de malnutrición para 2030 establecido por la ONU.
Da Silva pidió no olvidar otros tipos de problemas como la "epidemia global de sobrepeso y obesidad", de la que no se escapan Latinoamérica y el Caribe, donde 24 países tienen más del 20 % de los adultos obesos.
La FAO llamó a promover un debate para impulsar un mayor consumo de productos locales frescos que reemplacen a los alimentos altamente procesados, la agricultura familiar, los programas de protección social y la adaptación al cambio climático.
La senadora mexicana y coordinadora del Frente Parlamentario contra el Hambre en América Latina y el Caribe, María Luisa Calderón, destacó la actividad de los parlamentarios "voluntarios" que promueven leyes en unos 20 países para promover la buena alimentación sin que "lo impida la disputa partidista".
Su iniciativa de Cien territorios contra el hambre, por ejemplo, busca investigar por qué no desciende el hambre en zonas deprimidas donde se desarrollan programas que sí funcionan en otras partes.
EFE