Aguascalientes, México, Domingo 23 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Pagando la deuda de la Rosca de Reyes

El puesto de la señora Pili, siempre bien atendido. (Hidrocálidodigital )
26/01/2018 12:29:31

“Yo me levantó a las 4:30 de la mañana para cocer los tamales, en fechas especiales como es la Candelaria o Navidad me preparo con mandado desde antes, pero ese mismo día hago atole y me voy a vender”, dijo “Pili” como le conocen sus vecinos de Vistas del Sur a María Guadalupe López, quien elabora tamales.

Es de recordar, que el día 2 de febrero, fiesta celebrada por motivo religioso es en honor a la Candelaria que recuerda cuando Jesús fue presentado al templo.  Las personas quienes en la Rosca de Reyes tuvieron la figura alusiva al niño Dios comparten este alimento tradicional.

En un día común, María Guadalupe elabora todos los guisados y con la ayuda de su esposo, José de Jesús Ibarra, se dedican  a la venta de tamales. Pero el día de la Candelaria, es diferente, ya que previamente le realizan pedidos y tiene más venta en su puesto.

La comerciante ofrece este caliente y popular alimento envuelto en hoja, por lo que todos los días a temprana hora en las afueras de conocida escuela en Potreros del Oeste, donde poco después de las 8:00 de la mañana termina su jornada de venta.

Los insumos e ingredientes como: manteca, masa, chile, carne, quesos, hojas, entre otros son esenciales y necesarios para la elaboración de este acostumbrado alimento: el tamal. López mencionó: “Son de nuez, piña, piñón, picadillo, rojo, verde, queso, rajas con queso, son los tamales que elaboramos”.

De esta manera indicó que la elaboración de pedidos de tamales en este 2 de febrero requiere una preparación previa, por lo que en su casa tiene un espacio habilitado con parrillas y cacerolas necesarias. Porque le llegan además pedidos de particulares y de empresas, incluso lleva años con sus mismos clientes, ya que comenzó este oficio hace 6 años. Entre los pedidos más grandes le han solicitado hasta mil 100 tamales en una sola entrega.

“Diario se preparan los tamales y me voy a vender, se tardan en cocer los tamales; dos horas, depende cuántos sean, sino hora y media. Tengo mi refrigerador para acomodar mis charolas, diario los elaboro pero en la tarde, osea voy a mi mandado y preparo mis guisados, a las 6:30 ya terminé todo y los guardo. Yo nunca vendo tamales recalentados, mira me pongo en la escuela Antonio Gutiérrez, al principio solamente me compraban los que iban al plantel y con el tiempo tengo más clientes”.

“Les he hecho tamales a muchas personas, a personal de una empresa al sur, tienen inventarios o ventas nocturnas, es cuando tengo pedido, les hago sus tamales para mañanas y noches”, explicó que las personas le han recomendado e incluso desde León, Guanajuato le llegan peticiones a su negocio.

“El día  de la Candelaria a mi puesto por ejemplo, si llevo 220 ése día llevo más, porque hay personas que llegan a las carreras, si en una oficina ocupan tamales, pues se llevan dos para cada trabajador”.

Explicó que sus tamales por unidad tienen un costo de 7 pesos con 50 centavos, pero sin importar el pedido ella no baja sus costos, puesto que los precios de la materia prima y el trabajo no cambian.

“A veces tengo un pedido de 500 tamales y más de 50 litros de atole, a veces me piden mil 200, los doy a 7 pesos con 50 centavos. De uno a los que me pidan es el mismo trabajo, no puedo dar más barato porque a mi siempre me dan el kilo de manteca, de hoja al mismo precio”.

Incluso la señora indicó que en ocasiones no le queda tanta ganancia por la variación de precios: “En ocasiones te dan el chile en 12 pesos, en otras en 38 pesos, varia mucho de un día para otro suben las cosas”. 

Gloria Ortiz
Redacción