Aguascalientes, México, Miercoles 14 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

La Entrevista: José Carlos Romo Romo

José Carlos Romo Romo, delgado de Liconsa (Hidrocálido )
11/08/2018 12:37:15

José Carlos Romo Romo, actual delegado de LICONSA, nos recibe en su oficina, amable y con una calidez extraordinaria nos comparte parte de su vida, cómo es que llegó a ser delegado de esta dependencia y sus mayores aspiraciones en la vida, entre las cuales está el buscar oportunidades para seguir sirviendo a la ciudadanía.


Delegado, ¿nos puede compartir de dónde es usted originario, dónde vivió y cómo recuerda su infancia, qué es aquello que añora de la época de la niñez?

Soy originario de esta ciudad, de Aguascalientes, y siempre he vivido aquí a excepción de que por un lapso de seis meses estuve viviendo en la Ciudad de México por un trabajo que me ofrecieron en la Secretaría de Energía. Debo decirle que toda mi infancia y parte de mi adolescencia viví con mis padres y hermanos en la calle Agustín R. González, en el centro de la ciudad. Disfruté mucho esa etapa infantil porque se podían hacer muchas cosas, la convivencia con los vecinos era muy agradable, recuerdo que paseábamos en El Parián, en la Plaza de Armas. El Aguascalientes de antes era más tranquilo que ahora, se podía salir a jugar futbol en pleno centro sin que hubiera tanto peligro por un atropellamiento o que fueran a robarte, había más cordialidad y tranquilidad en las calles y no estabas expuesto a tantos peligros.

Sin embargo, creo que lo que más disfrutaba de niño era la convivencia familiar, pasaba mucho tiempo en casa de mis abuelos, tanto paternos como maternos, siempre tuve mucha afinidad y cariño con ellos.


Platíquenos, cuando llegó el momento de entrar a la universidad, ¿qué fue lo que más le llamó la atención de estudiar una carrera como Derecho, fue por herencia familiar o qué le impulsó a tomar esta decisión?

Creo que siempre me he identificado con el tema de las normas, de las libertades y con la cuestión de la justicia y creo que ese cúmulo de afinidades ideológicas e intereses como ciudadanos me dieron la perspectiva para decidirme a estudiar Derecho. Desde que cursaba la preparatoria sabía que quería estudiar Derecho, nunca tuve duda de ello, sin embargo nunca me vi como abogado litigante o funcionario judicial, yo siempre tuve la mirada puesta en el servicio público y en la docencia. Sin embargo estaba convencido que al estudiar la carrera de Derecho tendría un soporte o una visión jurídica de la actualidad que me permitiría en todo caso desarrollarme en estas otras áreas y pues también hay un tío en la familia que estudió Derecho y creo que tuvo una influencia importante en mi en ese sentido.


¿Cómo es que decidió desempeñarse en la función pública y no como litigante? Sabemos que además imparte cátedra en una preparatoria y en la UAA, ¿ha sido difícil para usted realizar estas dos labores al mismo tiempo?

Creo que el desempeñarme en la función pública es una cuestión meramente de influencia familiar, muchos de mis tíos y mi padre se han desarrollado en el servicio público y en el ámbito político, creo que de ahí fue que yo asumí esa vocación de dedicarme al servicio público.

El servir es mi prioridad, no importa si es un cargo administrativo, de elección popular o inclusive desde el sector privado o social. Hasta ahora nunca he tenido esa aspiración tan fuerte de ocupar un cargo de elección popular, pero si algún día se dan las circunstancias y hay una invitación por parte de mi instituto político, adelante, donde estén las oportunidades de servir, ahí vamos a estar.

En cuanto a mi trabajo de docente, te puedo decir que desde hace 14 años soy maestro en la UAA, he impartido cátedra a nivel licenciatura así como a nivel maestría. Actualmente también estoy dando clases en la preparatoria del Colegio Marista. En el lapso de dedicarme a la docencia he convivido con jóvenes y ha sido una experiencia extraordinaria, creo que ser maestro y estar frente a grupo y poder motivar a los estudiantes, tocarles el corazón para ser cada día mejores, es el trabajo más gratificante que puede tener uno.


¿Alguna vez estuvo entre sus objetivos el ser delegado de una dependencia con un enfoque social como lo es LICONSA y qué retos asumió desde el momento en que tuvo este nombramiento?

Mi actual responsabilidad pública me ha permitido identificar muchas carencias sociales y cosas que tenemos que hacer como sociedad y como Gobierno a favor de estas personas.

De alguna manera siempre quise estar en este tipo de funciones o actividades públicas en donde se tuviera una interacción muy directa y cercana con la población, pues aquí en LICONSA me he encontrado con esa maravillosa oportunidad de poder tener una comunicación directa con mucha gente, principalmente nuestros beneficiarios o beneficiarias, también con distribuidores, concesionarios, personas que forman parte de los Comités de Contraloría Social, con los productores de leche, es algo que deseaba y que esperaba que en algún momento se diera.

Mis retos son que el Programa de Abasto Social de LICONSA se encuentre sumamente consolidado, particularmente en Aguascalientes. Estamos visualizando la apertura de más puntos de venta, por ejemplo en San José de Gracia no se cuenta con el servicio de la leche y ese es uno de nuestros principales retos, el ir y establecer una lechería por allá, pero hay más partes del Estado e inclusive en el municipio capital donde tenemos que hacer presencia, también señalar que LICONSA no sólo es la leche subsidiada, pues también tenemos una línea comercial.


¿Qué le falta por lograr, considera que todas sus aspiraciones se han cumplido y cómo es que se visualiza a futuro?

Me gustaría incursionar en algún programa de estudio de posgrado para seguir preparándome y la verdad es que me siento muy satisfecho, porque mi gran reto y aspiración en la vida es la búsqueda constante de la felicidad y esta te la dan muchos elementos o factores, desde la propia salud, el estar bien contigo, en fin, son diversos factores. En el tema laboral creo que es muy importante, pues es el que te permite desarrollar tus capacidades, además que te da la oportunidad de tener un sustento propio y familiar. Entre mis retos también está el buscar oportunidades para seguir sirviendo a mi comunidad, ya sea desde el ámbito público o desde la trinchera de la docencia, donde me quisiera involucrar un poco más y el mantenerme de alguna manera en estos ámbitos laborales.

A futuro me veo mucho más maduro y disfrutando todos los días de la convivencia con mi familia, con mi hijo.

Elizabeth Rodríguez
Redacción