Aguascalientes, México, Domingo 21 de Abril de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El Reportaje Exigen buena alimentación en escuelas

Para algunos padres de familia es preocupante la cantidad de golosinas que todavía se venden dentro y fuera de las escuelas. (Hidrocálido )
22/09/2018 11:43:35

Suena el timbre anunciando la salida al recreo en la Escuela Primaria Benemérito de Las Américas, ya algunas madres y padres de familia se encuentran en las puertas del lugar para darles el lonche a sus hijos, pues para muchos es preferible llevarles comida de la casa a que compren en la cooperativa, sin embargo, no todos los padres de familia pueden hacer lo mismo.


Esperando a que se acerquen sus hijos para darles unas gorditas preparadas en casa, se encuentra Betty Gutiérrez, ella tiene una niña de 8 años y un niño de 6 a quienes procura llevarles el almuerzo a la escuela.


Betty nos comenta que en la cooperativa les venden tacos de diferentes guisados a los niños, además de fruta, agua natural y jugos, pero también les venden golosinas. En cuanto a los guisados, dijo que estos no variaban mucho. “Veo que siempre es lo mismo y a lo mejor sería bueno quitar los dulces y meter mas fruta o algún otro postre hecho en casa”.


Entre los dulces que más compran los niños se encuentran chocolates, obleas, frituras, paletas de caramelo, gomitas y dulces de tamarindo.


“Como padres de familia nunca le hemos comentado al Director que dejen de vender dulces en la escuela, pero sí tengo la idea de hablar con los papás del grupo de mis dos niños para ver qué piensan. A mis hijos sí les digo que me eviten los dulces, uno que otro día sí pueden comer, pero como mi niña está enferma, a ella sí le tengo prohibido el consumo de dulces, ella tiene una deficiencia en sus riñones por lo que le afecta bastante cuando come golosinas”, dice.


Y es que a pesar de que Betty habla con sus hijos acerca de lo malo que es comer este tipo de alimentos, para los niños es difícil limitarse si en la cooperativa los venden, por lo que dice es preferible ampliar la venta de fruta.


Para Gabriela Montoya la comida que venden en la cooperativa es adecuada para los niños y lo que le gusta, dice, es que no venden refrescos. A su niña sólo le da dinero para que compre ahí en la escuela una vez por semana, los demás días ella le lleva.


Aunque dice que no todo es bueno en la cooperativa, pues también venden dulces y cree que eso no está bien. “De repente mi niña compra lo que son gomas y los duros con salsa, le digo que no compre porque hace mucho daño, las gomas no me gustan porque están demasiado duras y la verdad es que no quiero que coma dulces”, comenta.


Dice que ningún padre de familia se ha quejado ni ha dicho nada sobre esta situación, pero que se ha podido dar cuenta de que les dan para el lonche a sus hijos y en lugar de comprar comida comen pura golosina, “se suponía que no venderían nada de comida chatarra, pero ya vi que siguen vendiendo dulces y frituras, afuera de la escuela como quiera tenemos más control los papás, pero decían que adentro, en la cooperativa, ya no venderían nada de eso, pero siguen haciéndolo”.


Para muchos padres de familia el hecho de que vendan guisados para tacos es bueno, pues es comida hecha en casa y hay variedad, como en el caso de Guadalupe Guevara, a quien se le hace bien que también vendan dulces y galletas, pues después de la comida siempre se antoja algo así, aunque nos comenta que a su niño sólo le tiene permitido comer una o dos galletas de nieve después del almuerzo.


Sin embargo, ellos son los padres que tienen la oportunidad de ir a supervisar qué es lo que comen sus hijos a la hora del recreo, pues padres nos comentaron cómo les ha tocado ver que niños a quienes les dan dinero para que compren su almuerzo en la cooperativa traen puños de dulces, “son los niños que vienen solos y no comen comida por comer dulces”, dicen.

Elizabeth Rodríguez
Hidrocálido