Aguascalientes, México, Domingo 21 de Abril de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El Reportaje: Cuando el deber es primero

Para muchos trabajadores, laborar en das festivos representa un gran sacrificio para ellos y para sus familias, pero a pesar de eso, hacen su trabajo con gusto, pues es algo que eligieron y disfrutan hacer. (Hidroclido )
29/12/2018 12:05:02

Aguascalientes.- Después de 30 años de enfermera, para Ángela Pineda ya es una costumbre laborar los días 24 y 31 de diciembre, fechas que regularmente en otro lugar de trabajo se descansa para pasarlas en compañía de la familia, pero para Ángela trabajar en estos días no es algo de lo que se arrepienta, ya que desde que eligió ser enfermera sabía del compromiso que adquiría.


Actualmente Ángela es Jefa de Piso en el Hospital General de Zona Número 3, pero anteriormente laboró en el Hospital Hidalgo y en el ISSSTE y dice que algo recurrente en estos días es la falta de personal, pues muchos, a pesar de que saben que tienen que cumplir con el trabajo, prefieren faltar, por lo que hay ocasiones que sólo se quedan dos enfermeras para cubrir 30 pacientes.


Recuerda que en una ocasión, cuando aún trabajaba en el Hidalgo, un día 24 precisamente estaba en el área de Terapia Intensiva, un lugar de pacientes en estado crítico, “ese día faltó el médico del área, nada más estábamos mi compañera y yo, teníamos 10 pacientes, agarramos 5 cada una pero uno de mis pacientes cayó en paro, inicié todo el procedimiento para poder salvarle la vida y le hablamos al médico que estaba de guardia en Medicina y él nos apoyó, finalmente salió el paciente adelante”, dice.


Jesús Veloz Camacho es policía vial desde hace 27 años y tres meses, donde, desde luego, le ha tocado cubrir guardias en días festivos, como el 31 de diciembre.


“Debido a la derrama económica que hay en estas fechas se incrementa el flujo vial y de dinero, por lo que tenemos la instrucción de reforzar la seguridad de las personas que están en la vía pública y hacer labores de prevención para evitar robos”, dice. 


Platica que como todo trabajo este tiene su parte difícil, “pero creo que lo mas difícil es que tenemos que sacrificar el tiempo para estar con nuestras familias, pues en ocasiones nos toca descansar y en otras no,  pero después de 27 años termina uno por entender que es trabajo y que esto es lo que a uno le gusta hacer, sabemos que esto representa un sacrificio para todos y para las propias familias que quisieran tenernos en estos días, pero es cuestión de adaptarnos”.


Dice que un día 31, pero en el año 2001, les dieron la instrucción de apoyar a las familias que requirieran ser trasladadas y que estuvieran batallando para llegar a sus casas, “la satisfacción que se tiene al escuchar la gratitud de las personas por darles el servicio, retroalimenta mucho, de hecho la instrucción de la alcaldesa es esa, velar por la seguridad de las personas en situación vulnerable, desde menores de edad o tercera edad y tratar de apoyar con el traslado a sus domicilios y en el traslado de valores a la gente”, comenta.


Desde temprana hora José de Jesús Contreras se alista para cumplir con su labor, siendo su lugar de trabajo desde hace 6 años El Gran Hotel Alameda, donde para el último día del año ya tienen preparada una gran fiesta para las familias que buscan celebrar fuera de casa la llegada del año nuevo.


“El día 31 de diciembre es atender a la gente, ese día es muy importante, desde que llegan los comensales hay que ver qué gustan de tomar y después la cena”.


José de Jesús es casado y tiene tres niñas, de once, siete y seis años, quienes añoran que su papá esté con ellas en estas fechas, pero José de Jesús dice que no se arrepiente de haber elegido ser mesero, una labor que viene desempeñando desde hace 22 años.


“Siempre estoy trabajando y a mis compañeros ya los veo como una familia, mi esposa sí me reclama de que no tengo tiempo para ellos y es que haz de cuenta que sólo vamos de visita a la casa, pero ella sabía a lo que me dedicaba y se acostumbró, me gusta estar aquí, a veces he tratado de cambiar de empleo, pero regreso a lo mismo”, cuenta.

Elizabeth Rodrguez
Hidroclido