Aguascalientes, México, Martes 23 de Julio de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El Reportaje: El tradicional oficio del panadero

Don Francisco dice que la tradicin de la venta de pan en su familia comenz hace 52 aos, Panadera Velia, fue fundada por su padre y, posteriormente, l y seis de sus hermanos se hicieron cargo y ahora tambin sus hijos y sobrinos participan de este negocio que da empleo a 60 familias. (Hidroclido )
12/01/2019 12:21:38

Aguascalientes.- Desde las cinco de la mañana comienzan a repartir en la panadería de Don Francisco Salado Hernández para que el pan esté a las seis de la mañana en las tiendas, listo para ser consumido.


Don Francisco dice que la tradición de la venta de pan en su familia comenzó hace 52 años, “Panadería Velia”, fue fundada por su padre y, posteriormente, él y seis de sus hermanos se hicieron cargo y ahora también sus hijos y sobrinos participan de este negocio que da empleo a 60 familias.


La manera en la que ellos comercializan el pan, aparte del punto de venta, es distribuirlo en alrededor de 300 tiendas de distintos municipios, entre estos: Asientos, El Llano, Jesús María, parte de Jalisco y Zacatecas, por lo que Don Francisco dispone de 20 camionetas para ello.


Dice que para este año se espera una ganancia igual a la que se ha tenido en los últimos 20, pues los incrementos en la materia prima no se han disparado como en los años noventa, cuando subió hasta en un 200 por ciento.


“Ya tenemos mucha experiencia, recuerdo que cuando empecé en esto valía 10 o 15 pesos el costal de harina, ahorita vale 380, el azúcar valía 50 pesos el costal, ahorita vale 700, en aquel entonces eran 5 panes por un peso y ahorita, en promedio, doy el pan a 5 pesos. La ventaja es que ahora los incrementos no son tan fuertes como se dio en el año de 1994 cuando el costal de harina de venderse a 50 pesos subió a 150, ahorita los incrementos sólo son de un 5 por ciento, lo cual puede amortiguarse”, dice.


De una familia que está por abarcar ya la sexta generación en lo que respecta a la venta de pan, Abundio Hermosillo nos platica cómo su tatarabuelo, quien por cierto llevaba su mismo nombre, inició con este negocio casi sin pensarlo, pues él proviene de los Altos de Jalisco y se dedicaba a la venta de materia prima, pero en sus viajes a Aguascalientes se dio cuenta de que la ciudad iba creciendo y de que no había en ese entonces quien vendiera pan característico de los Altos, así que Don Abundio cambió la venta de materia prima por la elaboración y venta de pan, el cual vendió muchos años afuera del Mercado Terán, en un canasto. 


Después de la muerte de Don Abundio, su hijo Francisco Hermosillo, ya con más visión de negocio, en 1897 abrió la primera panadería de la familia que llamó "La Especial" y, posteriormente, el hijo de Don Francisco abre "La Nueva Ideal", consorcio de panaderías de las cuales está a cargo Abundio.


“Actualmente tenemos cinco puntos de venta y esperamos seguir creciendo, pues de este negocio dependen varias familias e incluso también generacionales, ya que muchos de quienes trabajan conmigo son los hijos de quienes iniciaron con mi padre a elaborar el pan”.


Abundio dice que la manera en la que su familia y él han comercializado el pan es únicamente por los puntos de venta, es decir sus panaderías, las cuales se han podido mantener gracias a los planes de rentabilidad que le han permitido no estar tan susceptible a las alzas, “trato de ser rentable sin afectar al cliente y tengo la ventaja de que soy productor y no intermediario, es por esto que puedo dar el producto a un buen precio”, menciona.


Su panadería no distribuye el producto en tiendas, pero sí vende por mayoreo, ya que acuden a comprarle varios comercios, en total son 20 tiendas y 40 loncherías de las ciudad las que venden este pan.


Comenta que la principal problemática, más allá de las alzas en la materia prima, es que es un producto de temporalidad, pues en temporada alta, que son los meses de octubre a enero, elabora hasta 10 mil piezas por día y en tiempo de calor la producción disminuye a dos mil piezas diarias.

Elizabeth Rodrguez
Hidroclido