Aguascalientes, México, Jueves 18 de Abril de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Dejando atrás los desechables contaminantes

A partir del mes de octubre Aguascalientes formará parte de los estados que prohíben el uso de envases y envolturas de plástico y unicel, para pasar a los productos amigables con el medio ambiente. (Hidrocálido )
09/02/2019 15:11:19

Volver al pasado es imposible, pero recuperar el medio ambiente dañado por excesiva contaminación es viable, consideran ecologistas que refieren que en los últimos años se ha abusado del uso de bolsas y utensilios plásticos de un solo uso, por lo que desde hace unos años se ha emprendido una cruzada mundial para no generar este tipo de basura.


Se desconoce la fecha precisa en la que se entró a la modernidad comercial y la gente cambió las tradicionales bolsas de mandado, por las de plástico que se comenzaron a entregar de manera gratuita y que casi a la par, el uso de unicel en restaurantes y puestos de comida se generalizó, pero que a partir de octubre, en Aguascalientes se tendrán que utilizar alforjas y utensilios hechos con materias primas que cuiden el medio ambiente.


Hay estudios que señalan que es la industria de alimentos y el sector comercio, los que más generan basura desechable. 


Claudio Innes, presidente de la CANACO, reconoció que este sector es de los más contaminantes y, conscientes de ello, unos cuantos establecimientos han comenzado a servir comida para llevar en platos y vasos biodegradables, pero falta que se generalice.


“Es común ver que una gordita o unos tacos te los dan en un plato desechable de plástico o unicel y en una bolsa de plástico, la cebolla y el cilantro en otra bolsa, las salsas, una de cada color, en otras tantas, y todavía se empaca todo en una bolsa de camiseta”, comentó.


El presidente de la CANACO, Rubén Berumen, recordó que hasta antes de las década de los 80’s, todo se envolvía en papel, inclusive la carne; la gente iba a su tienda y llevaba su jarra o frasco para la leche, la crema y los chiles, también su bolsa o canasta para las frutas, verduras, inclusive para el pan, “nosotros envolvíamos en cucuruchos o alcatraces de papel estraza que también reciclábamos de los costales en los que llegaba el azúcar o el frijol”.


En otros tiempos hasta en las tiendas de supermercado daban una bolsa de papel reforzado para empacar el mandado y éstas se sustituyeron por las de plástico que ahora se dan, “vamos a tener que retomar las medidas que cuando no había plásticos se utilizaban, ahora habrá que aprender a hacer otra vez cucuruchos”.


De acuerdo a la organización Greenpeace México, en este país cada persona usa 650 bolsas plásticas al año, que se usan en promedio por 12 minutos, luego se desechan y tardan cientos de años para desintegrarse.


En México son 11 estados donde se prohíbe el uso de envases y envolturas de un solo uso, incluyendo platos, vasos y popotes, es el caso de Veracruz que fue el primero en hacerlo efectivo, y le siguieron Baja California, Sonora, Durango, Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León, Ciudad de México, Chihuahua, San Luis Potosí y Querétaro, mientras que en la ciudad de Aguascalientes, a partir de octubre próximo, tendrán que dejar de utilizarse esos embalajes.


Aquí, comerciantes de diversos giros analizan qué harán para envolver sus productos de venta, de ahí que hay quienes han comenzado a comprar desechables biodegradables, elaborados con materias primas como maíz, hojas de elote, paja, caña de azúcar, aguacate, entre otras.


Por lo pronto, hay gente que se dedica a la venta de desechables plásticos y de unicel que temen llegar a la quiebra porque bajarán sus ventas, en tanto han surgido al menos tres negocios que se perfilan como los principales proveedores de productos biodegradables, cuyo material tarda en desaparecer entre 90 a 240 días, a diferencia de los 200 a mil años que tarda el plástico y sus derivados.

Laura Elena Rivera
Hidrocálido