Aguascalientes, México, Miercoles 24 de Abril de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El Reportaje: Mantienen la esperanza en el maguey

Son pocos ya los productores de maguey en la entidad y, segn sus propias palabras, la desventaja es que muchos son ya adultos mayores y a sus hijos no les interesa, adems de la falta de apoyos para el negocio. (Hidroclido)
12/04/2019 18:26:46

Aguascalientes.- Los productores de maguey de Aguascalientes mantienen la esperanza de resurgir en su actividad, pero muy lento avanza su proyecto que no sólo es destilar y envasar mezcal, sino aprovechar la planta en su totalidad como lo hicieron sus ancestros, con el uso de la tecnología que ahora se tiene.


Sin embargo, se enfrentan a promesas gubernamentales y falta de apoyo, con el riesgo de que sus planes se los apropien los grandes inversionistas, que como casi siempre son los que sacan ganancia porque ellos sí tienen recursos.


Los pasos han sido lentos y las promesas cumplidas a medias por las autoridades locales y federales, lo que deja ver que los productores deben ponerse las pilas, de lo contrario, se arriesgarán a que inversionistas foráneos nacionales o internacionales aprovechen este agave para obtener no sólo mezcal, sino también medicina, cosméticos y hasta textiles.


El maguey es una planta endémica que por sus características es posible aprovecharla por completo, desde la bebida, la pulpa, el ixtle. Es un producto agrícola que ha dado comida, bebida, vestido, cosméticos, medicina y hasta techo a infinidad de pueblos, pero su sobreexplotación lo puso al borde de su extinción, lo que se pudo prevenir mediante la siembra que permite inclusive, la recuperación de tierra.


J. Refugio López, ejidatario de San Rafael en el municipio de Tepezalá, comentó que quedan pocos productores de maguey que aprovechan y que hacen realmente negocio del jugo de este cactus, “del maguey sacamos aguamiel, que luego se puede convertir en pulque o miel de agave, buenísima para los diabéticos”.


El problema dijo, es que “la mayoría de nosotros ya somos viejos y a nuestros hijos no les interesa seguir, no les gusta”, por eso es que la gran mayoría han optado por vender o rentar sus magueyes a gente que viene de Zacatecas, San Luis o de más lejos para aprovechar todo lo que se obtiene de la planta.


Amalia Ávalos Loera, productora de miel de maguey en Tepezalá refirió que hay mucha ilusión por dar valor agregado a esta planta pero no hay apoyos, “como en nuestro campo sólo hay viejos y mujeres, nos hemos agrupado nosotras para ver la forma de que nos junten en el proyecto del mezcal, de mientras obtenemos aguamiel y miel de maguey”.


Refirió que los hombres, sus esposos, están en Estados Unidos y otros ya se perdieron, es decir, no volvieron y abandonaron el terruño y a su familia, esto ocurre principalmente en Tepezalá y Asientos, y las mujeres conformaron un grupo de empresarias del maguey para aprovechar las parcelas que ya están sembradas, “muchas sí tenemos marido, pero ellos prefieren tener un sueldo seguro y se van de obreros o de albañiles, y nosotras trabajamos el campo”.


El gerente del Sistema Producto Maguey en la Entidad, Enrique Bañuelos Rayas, destacó que si bien se puede hacer negocio con el mezcal, también es posible hacerlo con lo más tradicional como es el aguamiel, la miel de agave, el ixtle y hasta buscar la forma de hacer medicina, “pero no ha habido quien se atreva a invertir”.


En 2017 se presentó al CIATEQ un proyecto para obtener inulina, auxiliar en la restauración de la flora intestinal, preventivo del cáncer de colon y colaborador en la estabilización del azúcar en el páncreas, la propuesta era que los gobiernos federal y estatal aportaran el 70% y el 30% restante fuera con la iniciativa privada, pero “ningún empresario le quiso entrar con 3.5 millones de pesos y los magueyeros no tienen recursos para esto, así que quedó en el limbo”.


Es así como se nota el lento avance para crear una industria del maguey y que por lo pronto, el que por ahora sólo sirve para recuperar tierra con la creación de huertas con este agave y apenas mantener la ilusión de que algún día los productores podrán hacer negocio.


 

Laura Elena Rivera
Hidroclido