Aguascalientes, México, Viernes 19 de Julio de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El Reportaje: 'Que su Feria es un primor...'

La Feria Nacional de San Marcos es considerada una de las principales tradiciones de Aguascalientes que se ha logrado conservar a pesar de los cambios sociales e intereses econmicos. (Hidroclido )
04/05/2019 12:46:49

La Feria de San Marcos tuvo su origen netamente mercantil, allá por 1828, aunque en aquel entonces era en noviembre, con lo que inclusive se dio origen al Parián, dado que se llevaba a cabo frente al Templo de San Diego.


Fue a mediados del siglo XIX que se cambió al mes de abril y ya como parte de las celebraciones de San Marcos, que en aquel entonces era el antiguo pueblo de indios situado a unas cuadras de la plaza principal de esta capital.


Para 1884 con el arribo del ferrocarril a la Entidad además de su vocación comercial, Aguascalientes tomó una de tipo industrial y con ello obtuvo un reconocimiento regional y desde entonces la Feria se pudo promover más allá de sus fronteras y la pequeña fiesta de pueblo comenzó a crecer; ya para 1924 se tuvo a la primera reina de la Feria, siendo ella Paz Romo, antes más que la belleza, se elegía a una señorita de sociedad.


Poco a poco se fueron incorporando otros atractivos que lograron el arribo de visitantes de distintas partes del país para disfrutar además de una fiesta taurina que a la fecha se ha convertido en una de las más famosas de México, los juegos de casino, las actividades artísticas y culturales, pero ya en la historia reciente se ha agregado la presentación de artistas populares.


La Feria Nacional de San Marcos es considerada una de las principales tradiciones de Aguascalientes que se ha logrado conservar a pesar de los cambios sociales e intereses económicos, si bien en los años 70's los cambios sociales y económicos obligaron a una adecuación, lo mismo se ha hecho en cada Administración gubernamental, pero la actual gestión se ha “volado la barda” al pretender comparar la Verbena con Disneylandia o Las Vegas, lo cual ha sido una lamentable declaración, consideró Aída Gutiérrez, historiadora local.


Claro es que las tradiciones muchas de la veces tienen que cambiar y adaptarse a los tiempos modernos, sin embargo nunca deberá borrarse la identidad del pueblo, de su cultura, “inclusive la Feria, debería ser algo que definiera a los aguascalentenses, algo digno, que construya… no que destruya y que genere incertidumbre”.


Don Guillermo Franco de 75 años de edad, recuerda aquella fiesta que reunía a las familias en lugares específicos, como el Jardín y andadores con exposiciones comerciales y artesanales, ahora “todo está revuelto, al jardín es casi imposible entrar después de las 6 de la tarde, caminar tranquilamente es imposible, no hay áreas definidas, todo está junto y poco se puede disfrutar, no hay definición”.


Julieta Ramos de 49 años, refiere que a ella todavía le tocó ir al Jardín de San Marcos a dar la vuelta y conquistar chavos, nos aventaban confeti en la cabeza, ya después todo se distorsionó y los hombres fueron más irrespetuosos, lo recogían y aventaban en la boca, por eso lo prohibieron después. Mis abuelos añoran cuando los jóvenes entregaban rosas o claveles a las señoritas que eran de su agrado, ahora nada de eso se da”.


Roberto Díaz Ruiz, ex-presidente del Patronato de la Feria de 1998 a 2004 recordó que fue en su tiempo cuando ya se veía necesario ampliar el perímetro ferial que ya mostraba aglomeraciones y falta de espacio inclusive para una buena Expo Ganadera, y fue entonces que se adquirió el terreno de lo que primero se conoció como Isla Guadalupe, ahora Isla San Marcos, hacia donde se extendió la Verbena ya en tiempos de Luis Armando Reynoso.


Precisamente en el sexenio de LARF se establecieron espacios dedicados a los antros, restaurantes, cerveceras y seguían los famosos tapancos, para que quienes gustaban de bailar ritmos tropicales se concentraran allí, aunque generalmente era gente de las colonias populares.


De acuerdo a algunas publicaciones periodísticas, en el Gobierno de Carlos Lozano de la Torre los países invitados continuaron y se agregó a los Estados que vendrían a promover sus actividades, todavía con cierto orden en la delimitación de lo que se haría en cada espacio de toda el área ferial, los espacios familiares seguían siendo el Jardín de San Marcos, la Expo Ganadera y la Expo Agroalimentaria, también se ampliaron los eventos artísticos y culturales para todas las edades.


Si bien no son autoridad, la experiencia que les da ser espectadores y disfrutar de la Feria de San Marcos gran parte de su vida, hizo opinar a doña Clara Jiménez y Teódulo Castañeda que consideran que sin el ánimo de ofender, esta es la Verbena peor organizada, a donde quiera que se va hay vino, “siempre ha sido una gran cantina, pero ahora se ha abusado”, no hay respeto hacia los paseantes y lo que se observa deja mucho qué desear y claro está que no refleja lo que es la sociedad aguascalentense.


No cabe duda que la Verbena sanmarqueña es una catarsis para gran parte de los aguascalentenses, pero ya no es sólo para dejar de lado los problemas que se pudieran tener en lo cotidiano, sino que se ha caído en la vulgaridad, en el desfiguro, la inseguridad.


“Casi todos decimos que la Feria en nuestros tiempos fue mejor, lo cual es percepción de cada persona y cómo le haya tocado vivirla”, comentó la historiadora Aída Gutiérrez, pero lo que sí deberían cuidar los gobernantes en turno, es la tradición familiar y comercial que no debería dejarse en el olvido, para lo cual se necesita una mejor organización, independientemente del tamaño que alcance el área donde se desarrolle la Verbena.


Siempre será conveniente para la economía local, que los feriantes locales y foráneos estén seguros y contentos de que disfrutarán en las instalaciones donde se lleva la sanmarqueña, y no que sólo vayan a comer, a los toros o al palenque y se retiren al hotel o a otros puntos de la ciudad.


Una derrama económica muy importante para el Estado


La Feria Nacional de San Marcos desde siempre ha sido un ente generador de una derrama económica importante para distintos sectores en el Estado, principalmente el turismo y comercio, seguido por el capital que generan las empresas establecidas en la Entidad durante todo el año.


Esto es lo que indican reportes que se tienen en la Cámara de la Industria de Restaurantes y en la Asociación de Hoteles, además de datos aportados por el Patronato de la Feria, que señalan que esta temporada también es buena en cuanto a generación de empleos temporales para gente local y de la región.


Según Leopoldo Sánchez, secretario general del Sindicato de Meseros, durante las tres semanas, que contemplan cuatro sábados y domingos, durante esta temporada se logra la generación de más de 9 mil empleos directos, la gran mayoría son temporales, pero permiten la contratación inclusive de muchas personas de la tercera edad en actividades de restaurantes principalmente.


La fiesta brava desde siempre ha sido uno de los pilares más importantes de estas fechas, seguido por el palenque, tanto las peleas de gallos como el espectáculo artístico que se presenta, “una vez que se conocen los carteles, las reservaciones para cuartos de hotel se comienzan a dar”, comentó Gloria Romo, presidenta de la Asociación de Hoteles y Moteles de la Entidad.


El ex-presidente del Patronato de la Feria Nacional de San Marcos, Roberto Díaz Ruiz, comentó que en cada época la Verbena ha dejado huella en las generaciones, de ahí que siempre hay gente que asegura que la que ella vivió fue la mejor, sin embargo la fiesta ha crecido y la zona en que se desarrolla también, y esto ha sido por necesidad, sólo hay que saberla organizar para prevenir problemas y hacerla para el disfrute de la gran mayoría.


Recordó que los cambios siempre han sido necesarios y cada Gobierno ha dejado huella en cuanto a sus obras de infraestructura para el crecimiento del área ferial “y chulear” sus instalaciones para su mejor desarrollo, sin embargo, el compromiso que se debe tener es por mejorar cada vez su organización y conservar no sólo la tradición, sino el patrimonio histórico que le da valor a esta Feria.


 


 


 

Laura Elena Rivera
Hidroclido