La Entrevista: Alberto Gómez Velasco

Alberto Gómez nos habla acerca de sus recuerdos, su familia, sus logros profesionales y lo que ha significado para él ocupar el cargo de Delegado de PROFECO, una de las dependencias más importantes a nivel federal.
Aguascalientes.- Todo un apasionado de la vida, de la que dice disfrutar cada momento, Alberto Gómez nos habla acerca de sus recuerdos, su familia, sus logros profesionales y lo que ha significado para él ocupar el cargo de Delegado de PROFECO, una de las dependencias más importantes a nivel federal.
Platíquenos Alberto, como era su niñez, es usted originario de este estado o donde nació y que es lo más recuerda de aquella época, algo que nos pueda compartir que haya vivido en aquel entonces y quien ha sido su ejemplo a seguir?
Nací en la ciudad de México y lo que más recuerdo es que los primeros años los viví en esta ciudad precisamente, ahí me toco ver y vivir lo ocurrido en 1968, de hecho yo vivía en Tlatelolco y me toco escuchar los balazos, ver a los franco tiradores, me toco ver a los soldados, tendría unos 9 o 10 años, recuerdo mucho que estaba jugando canicas con mis amigos, y yo no los había visto, venia un grupo de soldados, fue al día siguiente de lo ocurrido con los estudiantes y no me di cuenta que venían, pasaron exactamente enfrente de nosotros, recuerdo que mi mamá me grito que me metiera a la casa. En ese entonces teníamos una vecina que era española, era viuda, la recuerdo como una señora muy social y me toco escuchar como les abría la puerta a los estudiantes para protegerlos, pero los alcohones se metieron a fuerza, la señora los agarraba a trancazos y con cacerolas para proteger a los estudiantes, a quienes finalmente no pudieron encontrar.
Después de eso nos venimos para acá, pero fue por que le ofrecieron trabajo a mi papá, de recién venimos estuvimos viviendo en el Hotel Francia varios meses y ya después en Jardines.
Mi gran ejemplo para mí fue mi padre, cuando el trabajo en tesorería municipal para que la gente no estuviera esperando contrató muchos trabajadores sociales, su oficina no era su oficina, sino que la hacia un área tipo mercado y ponía a todas las trabajadoras sociales ahí para que entrara la gente y es donde atendían todos sus problemas. Había otro lugar para gente mayor, creo yo trato de ser como él, me gusta romper el protocolo del funcionario y ciudadano, aunque muchos compañeros no me ven muy bien porque rompo un poco el esquema.
De todos los cargos que usted ha ocupado en el servicio público, ¿Cual es uno de los que más recuerda y porque y que representa para usted el hecho de estar a cargo de una delegación tan importante y de gran trascendencia como la Procuraduría Federal del Consumidor? 
Recuerdo el puesto que tuve en el sexenio de Otto Granados, como director general de participación ciudadana, nosotros nos encargábamos de tener contacto en las colonias y ahí llevábamos a la policía a tener contacto con la gente. Escuchábamos sus problemas y teníamos cerca una unidad de la policía judicial, un grupo de la seguridad pública que en ese momento se iba a ver que es o que estaba pasando, nos reportaban que había venta de estupefacientes o que en tal lugar había personas conflictivas, ahí había una dinámica de trabajo tan intensa y tan inmediata que llegamos hacer pactos de no agresión con jóvenes pandilleros, de colonias como López Portillo e Insurgentes, trabajamos mucho desde el aspecto social, he tenido oportunidad de ver a estos chicos después de tiempo y son personas de bien, eso es muy retroalimentante.
En lo que respecta al cargo de delegado, es la primera vez que ocupo un cargo como tal y debo decirle que siempre quise ser delegado,  recuerdo que cuando estuve en el ISSSTE tuve la oportunidad de conocer 3 o 4 delegados y siempre que se decía ahí viene el nuevo delegado, yo veía siempre aquellos grandes personajes, eminencias, algunos de ellos catedráticos de la UNAM  y para mi era una gran admiración, pues veía como con esa gran experiencia trataban los asuntos y en aquel tiempo decía yo, algún día voy hacer delegado y la verdad es que por azares del destino no se me había hecho pero finalmente aquí estoy dando resultados en una dependencia federal que es de gran trascendencia pero además muy noble.
¿Le llego en buen momento el ser encargado de la delegación de PROFECO, pues en el tiempo en que asumió esta responsabilidad había señalamientos muy duros por el tema de extorsiones a gasolineros, ha sido una difícil tarea para usted tomar el control después de esta situación?
Tenia varias opciones en otros estados, pero toda mi vida y familia es en Aguacalientes así que ellos  me dijeron que me viniera para acá. Sobre la manera en que tome la situación por la que estaba pasando la PROFECO pues es que 'cada quien tiene una manera de matar las chinches' y yo me considero un servidor público muy conciliador, siempre he conciliado en los diversos espacios donde he estado, de tal forma que cuando llegue aquí lo hice con ese tema y empece a analizar y ver los puntos, claro que en su momento se señalo que si había irregularidades, pero las autoridades competentes y la leyes estaban para atender este asunto, por lo que tengo entendido a nivel central se interpuso una denuncia contra quien resultara responsable y esperando que también los afectados metieran una demanda, pero creo que el asunto ya no paso a mayores y se hizo todo lo que se tenia que hacer legalmente, pero no corrió el tema y pues afortunadamente esto quedo en segundo plano, sobre todo en base al trabajo que se realizo en otros temas muy importantes, entre estos, la Regulación y Control en Casas de Empeño.
Finalmente platíquenos, ¿Cuales son sus planes a futuro, como es que usted se visualiza, si ha pensado en seguir en cargos públicos o le gustaría solo dedicarse ya a la familia, en lo personal que es lo que más le gusta hacer?
Me gustaría seguir trabajando en la administración pública para ir acumulando años de servicio, aunque lo importante es siempre estar activo y si hay oportunidades en la iniciativa privada lo tomaría, pues no estaría cerrándome a una sola opción, ya que la delegación no depende solo de mi.
Personalmente quiero regresar otra vez a dar clases en la universidad, estuve hace tiempo en la UAA dando clases de Derecho, me gustaría regresar a dar clases y escribir algunos artículos de análisis de político y otros temas. Anteriormente escribí algunos artículos y me gustaría retomar esa actividad. Otras cosa que me gusta es subir montañas, por la adrenalina de estar allá arriba, en la ciudad de México tuve la oportunidad de hacerlo y veo programas que tengan que ver con la naturaleza, me encanta pesca y de algunos años para acá me ha dado por bailar, de todo, hasta el reggeton bailo, quiero ver la vida positivamente y buscar siempre el lado bueno, esta tiene que ver mucho con la formación de un corredor, el corredor tiene que planear su carrera kilómetro por kilómetro para llegar a la meta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios están marcados con *