Redacción07/03/20207min240

La violencia que muchos no quieren ver

La desesperación, la angustia e incertidumbre y la tristeza embargan a las familias de las mujeres víctimas de feminicidio.
Aguascalientes.- En memoria de… #TeNombramos #Denisse #Aurora # YovannaJaneth
Ayer se cumplieron tres años que mataron a Denisse, una joven llena de vida, alegre, inteligente, vivaz, con gran chispa, como la describe su padre mientras se le iluminan los ojos al hablar de ella. Licenciada en Comunicación y Mercadotecnia, tenía 26 años cuando la encontraron completamente calcinada en su casa, fue un domingo 5 de marzo del 2017 al medio día cuando acabaron con ella y empezó el dolor, la incertidumbre, las preguntas, la búsqueda de respuestas, pero sobre todo la búsqueda de justicia.
“A mi hija la mataron en su casa y hay dos probables asesinos, no la mataron en la carretera, no le quitaron el coche y la dejaron tirada donde dices para donde jaló, no, a mi hija la mataron en su casa”.
Las autoridades tomaron el caso como un accidente, pero ha sido la misma familia la que se ha encargado de presentar indicios, exigir que se investigue ya que aseguran que a su hija la mataron. Fue así como retomaron el caso y lo clasificaron como homicidio doloso, jamás como un feminicidio aunque el mismo vicefiscal les comentó meses después, que ya tenían identificado al asesino, por una serie de mapeos e investigaciones determinaron que fue la ex-pareja de Denisse, con quien tuvo un hijo, pero de nada ha servido, jamás ha existido alguna orden de aprensión o investigación en su contra.
“Es tanta la impotencia, el dolor, el cansancio que llega un momento en que ya no ves tanto por quién mató a mi hija, sino por las estúpidas autoridades, ya te dieron un golpe con el asesinato de una hija y ahorita estás recibiendo otro de los que se supone que son los que te defienden, porque la Fiscalía en este momento se convierte en el abogado, en el defensor, es el que nos cuida, por esta negligencia anda un asesino suelto, nomás son dos los posibles y no pueden con esto”, comentó el señor Rubén con tono enérgico y demandante. Clama justicia para su hija y mientras suspira pide que pronto termine esto.
La joven Aurora desparece un 26 de julio del 2016, madre, recepcionista en el despacho de un abogado quien silenciosamente se esfumó al siguiente día de la desaparición de Aurora, son los padres quienes comentan que su hija jamás faltaba a su casa, jamás dejaría desamparados a sus pequeños hijos.
Son los mismos padres quienes llevaron la investigación por su parte porque las autoridades no se movieron, fue un trabajo muy pesado y tedioso al ir a recordarles a las mismas autoridades que tenían que hacer su trabajo. Fueron 10 meses de vivir un infierno, 10 meses de búsqueda, de aparecer en todos los medios, de ser amedrentados, vigilados, los quisieron callar, en dos ocasiones trataron de robarles a los pequeños, tuvieron que poner cámaras de vigilancia, identificador de llamadas, aparatos de grabación, acabaron con su patrimonio, con la tranquilidad y seguridad, perdieron su trabajo por dedicarse a la búsqueda de su hija.
A los 10 meses encontraron el cuerpo de Aurora, todo el proceso estuvo lleno de irregularidades, se dio a conocer que fueron cuatro hombres que se llevaron a Aurora, la trajeron dando vueltas en un vehículo, quisieron abusar de ella y al no acceder la mataron a balazos y tiraron su cuerpo. Su caso se clasificó como homicidio doloso calificado con alevosía y ventaja y le dieron una condena al homicida de 18 años, un mes y 15 días, una condena de risa, comenta la madre.
“A pesar de todas las características de un feminicidio nunca lo quisieron tipificar como tal, no sabemos por qué, se apeló ante la poquita condena, nos quedamos con mucha incertidumbre, no mató a un perro, dejó en orfandad a dos niños, la exposición de un cuerpo, la vida de una persona, el dolor de unos padres, la angustia y el dolor que dejó es inmensa”.
Yovanna Janeth fue encontrada muerta la madrugada del 26 de mayo del 2013, la PGE dijo que se trató de un suicidio y cerró la investigación. La familia interpuso una queja y solicitó que se tipificará como homicidio, en el 2014 la Procuraduría insistió que no había acción penal porque era un caso de autoprivación de la vida.
La familia inicia un proceso y logra un amparo, fue en el 2018 cuando un tribunal colegiado señala que sí hay elementos para determinar que la muerte violenta de Yovanna no se trató de un suicidio. En el 2019 especialistas en criminología forense fueron contratados para resolver si se trató o no de un feminicidio, mismos que determinaron que Yovanna no se suicidó. El 4 de febrero de 2020, Armando Reyes Medina, juez interino del Juzgado Sexto Penal, determinó que el peritaje es insuficiente para vincular a proceso al sospechoso y agregó que no existen pruebas suficientes para solicitar una orden de aprehensión.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios están marcados con *