Aguascalientes, México, Domingo 22 de Octubre de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

De puro adorno dejaron los radares instalados en varias avenidas

Imagen de los indicadores de velocidad, apagados desde hace meses, instalados en la avenida Aguascalientes, frente a la UAA. (Hidrocálidodigital)
12/10/2017 10:45:14

Los radares de velocidad que fueron instalados en las zonas con mayor índice de accidentes se encuentran convertidos en meras figuras de ornamento y sin ninguna utilidad para lo que se supone que fueron comprados: advertir a los correlones que estaban violando las reglas viales.

Los radares electrónicos instalados tanto en avenida Aguascalientes, a espaldas de la Universidad Autónoma, como en la avenida Manuel Gómez Morín y frente a la sede del Poder Judicial de la Federación, entre otros puntos con alto tráfico vehicular, tienen meses sin funcionar.

Los conductores de vehículos de todo tipo, tanto particulares como del servicio público e inclusive los de carga, siempre los ignoraron, pero aprovechan que los radares están de adorno para imprimirle velocidad a sus unidades y tomar las avenidas como auténticas pistas de carreras.

Maestros y estudiantes de la Autónoma, al igual que peatones, coincidieron en señalar que la compra e instalación de esos equipos que se supone que son para medir la velocidad de los vehículos no tiene ahora y tampoco tuvo antes, cuando funcionaban, utilidad alguna, por lo que la inversión que se hizo en su compra resultó inútil.

“A los radares les falta mantenimiento”, expresaron autoridades de la Dirección de Vialidad del Municipio de Aguascalientes, aunque elementos de tránsito señalaron que esos equipos prácticamente para nada sirven, porque funcionen o no, los conductores de vehículos no respetan los límites de velocidad y se aprovechan de que no funcionan para “meterle pata” a sus unidades.

Junto a los radares electrónicos que se instalaron sobre el puente peatonal que se ubica a espaldas de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, al norte de la ciudad, se colocaron también señalamientos que indican que es una zona con alto índice de accidentes y donde los vehículos de todo tipo deben circular a velocidad moderada por el cruce de los estudiantes, pero en los hechos las cosas son totalmente diferentes aprovechando que no hay ni vigilancia de los oficiales de tránsito y de que los equipos para medir la velocidad de los automóviles están sin funcionar.

“En esta zona los carros y no se diga los camiones pasan a toda velocidad, lo que menos les interesa es respetar ya no la velocidad autorizada sino la integridad y la vida de los estudiantes, por lo que es muy conveniente que se pongan nuevamente en funcionamiento los radares, pero que además haya más presencia de los oficiales de Tránsito en la zona para regular la circulación y reducir la alta incidencia de accidentes”, mencionaron estudiantes de la UAA consultados sobre la problemática.

Redacción