Aguascalientes, México, Jueves 26 de Abril de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Siguen tradición pero desconocen el origen de la Rosca de Reyes

La noche del viernes se servirán miles de estas roscas. (Hidrocálidodigital )
03/01/2018 10:25:59

Aguascalientes.- La celebración de Día de Reyes sigue vigente en la gran mayoría de los hogares, en los que también se desconoce el significado de la tradicional rosca en la que se esconden muñequitos de plástico que simboliza al Niño Dios.

Cada quién escoge al azar qué pedazo de rosca quiere, decidiendo así su suerte, pues a quienes les salen los muñequitos se convierten en madrinas o padrinos del Niño Dios y deben llevarlo a bendecir a la iglesia y festejar el acontecimiento con tamales y atole el 2 de febrero, Día de La Candelaria.

Los padrinos deben esmerarse y vestir al niño Jesús con las mejores ropas, aunque hay un atuendo en particular, pero las prendas favoritas son los de San Francisco de Asís, el Santo Niño de Atocha, el Niño de las Palomas o el Niño de las Azucenas, aunque algunas personas los confeccionan con tejidos.

El 2 de febrero marca el fin de la cuarentena de la Virgen María y la presentación de Jesús en el templo de Jerusalén, aunque también coincide con el día de la Virgen de La Candelaria, en el cual se bendicen las velas o candelas.

El objetivo de esta tradición cristiana es recordar que Dios vino a este mundo para acabar con las tinieblas y dar su luz, refieren las publicaciones católicas.

La forma circular de la rosca de reyes representa para los cristianos el círculo infinito del amor a Dios, ya que no tiene ni principio ni fin.

Las frutas secas y cristalizadas que adornan el pan simbolizan las coronas de los reyes, y el muñequito escondido en la rosca significa los tiempos en los que la Sagrada Familia tuvo que huir a Egipto y ocultar al Mesías para protegerlo del rey Herodes.

El momento en que se come el pan, en torno a la mesa, representa la comunión con Dios, según lo marca la tradición cristiana.

Esta tradición de partir la rosca data del siglo XIV en Francia, y la manera de repartirla corresponde a un ritual en el que la primera rebanada era para aquél que fuera pobre o que llegara sin avisar al hogar, la siguiente era para los ausentes, que estaban en la armada del rey y eran enviados a la guerra.

Posterior a ello se compartía entre el resto de los presentes, de manera que la tradición se expandió a otros países de Europa y América.

Redacción