Aguascalientes, México, Miercoles 18 de Julio de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Investigan aquí uso de un virus aviar para combatir el cáncer

Pollos afectados por el virus Newcastle. (Hidrocálidodigital )
03/01/2018 10:44:23

Aguascalientes.- Desde Aguascalientes se lleva a cabo una investigación pues se detectó que el virus denominado Newcastle que afecta a los pollos puede representar un beneficio a los seres humanos afectados con células cancerosas.

Con recursos del CONACYT y las Universidades Autónomas de San Luis Potosí y de Aguascalientes, pero también la Universidad de Alemania y en el marco de una cooperación bilateral, se avanza en esta investigación que busca disminuir el crecimiento de tumores cancerígenos con el tratamiento de este virus que ha sido altamente mortal entre la población avícola.

El Newcastle es tremendamente afectivo entre la población avícola, pero sin embargo al ser administrado en mamíferos con células cancerosas ha podido demostrar su capacidad para atacarlas.

Se han llevado a cabo en Aguascalientes experimentos in vitro con el cultivo de células de cáncer de mama con tratamiento del virus, lográndose hasta el momento una disminución de casi el 80% en el crecimiento de los tumores.

Pero también la experimentación in vitro registró una reducción del crecimiento del tumor en casi un 70%.

De esta manera se busca disminuir el crecimiento de tumores cancerígenos en seres humanos y mamíferos a través de un tratamiento en el que se administra al organismo este virus específico que ataca a las aves, pero que es infectivo y no se transmite al ser humano.

A través de este planteamiento se inició esta investigación en la que participan investigadores de diferentes instituciones de educación superior tanto de México como de Alemania.

En breve se iniciarán las pruebas y estudios para conocer la respuesta inmunológica de diversos órganos y del sistema linfático al recibir tratamiento con este virus, teniendo resultados concretos a mediados del 2018, pues estas conclusiones permitirán generar futuras alternativas para tratamientos clínicos de diversos cánceres especialmente los de mama, ovárico, pulmonar y renal.

Redacción