Aguascalientes, México, Sabado 20 de Octubre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Con la imposición de la ceniza, inicia la Cuaresma

“Conviértete y cree en el Evangelio”, acompañado de la expresión, “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás”. (Hidrocálidodigital)
13/02/2018 21:48:39

Aguascalientes, Ags.-Con la imposición de la ceniza, hoy comienza la Cuaresma, cuyo llamado a todos los fieles es “Conviértete y cree en el Evangelio”, acompañado de la expresión, “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás”.

El Obispo José María de la Torre Martín encabezó ayer la ceremonia de imposición de la ceniza al presbiterio, convocando a todos los sacerdotes a difundir el llamado a reflexionar acerca del deber de la conversión, recordando la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.

Al difundir su mensaje de Cuaresma, informó que en este período la Iglesia invita a vivirlo como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo con el prójimo y realizando obras buenas.

Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos alejamos más de Dios.

Este camino de la Cuaresma nos lleva a seguir los pasos del Señor camino a la crucifixión para conocer y apreciar su Cruz, para que también aprendamos a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección y de este modo ejercitarnos para que cada día podamos arrojar y apartarnos del odio, del rencor, de la envidia, de los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos, señaló el Obispo.

Asimismo, al dirigirse a los sacerdotes indicó que sin la experiencia de Dios no puede haber transformación desde el corazón y se extingue la fuente del ministerio: la caridad pastoral.

Nos quedamos en rituales, tradiciones, organizaciones burocráticas y mantenimiento de edificios, y además nos puede pasar lo de aquel sacerdote generoso que, en su ministerio, alejado de la caridad pastoral, se fue secando: ”Lo que hacía me deshacía”.

Agregó que para la renovación pastoral de la parroquia la comunión es necesaria, y finalmente manifestó: “Que los presbíteros y de manera especial los párrocos, como hombres previsores y organizados, sean ministros de procesos y no de eventos, promoviendo y organizando con sus comunidades un plan de proceso de pastoral, parroquial, sujetándose a estos, de tal manera que se puedan evaluar a corto, mediano y largo plazo en la comunión de la Diócesis.

Redacción / Hidrocálidodigital.com