Aguascalientes, México, Jueves 13 de Diciembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Mujeres agredidas aceptan los ataques por razones culturales

Muchas mujeres violentadas deben primer saber que NO es normal que sean agredidas. (Hidroclidodigital )
03/12/2018 10:50:17

Aguascalientes.- Es muy complicado modificar la mentalidad de las mujeres que han sido víctimas de violencia, pues lamentablemente existe un círculo vicioso de féminas violentadas que aceptan las agresiones de sus parejas porque así lo hacían sus madres y sus abuelas, situación que podría replicarse en sus hijas, señaló Gwendolyne Negrete Sánchez, presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia.

Lamentablemente la violencia contra las mujeres ha ido en aumento en los últimos años, motivo por el cual hoy en día muchas mujeres son jefas de familia, ya que huyendo de las agresiones tanto físicas como verbales de sus parejas fue que decidieron sacar solas a sus hijos adelante.

No obstante, no todas las mujeres toman la decisión de salir de un “círculo violento”, lo anterior debido a que en sus hogares prácticamente fueron “normales” las agresiones hacia las féminas, ya que tanto sus abuelas como madres fueron golpeadas y agredidas, sin que hicieran nada al respecto.

Negrete Sánchez indicó que es “complicado” modificar la mentalidad de mujeres que han sido violentadas, “es un tema que han vivido por muchos años, no lo podemos cambiar de la noche a la mañana. La abuelita fue violentada, la mamá fue violentada, ellas son violentadas y seguramente las hijas serán violentadas”.

Para acabar con este tipo de círculos viciosos, dijo, es importante tanto educar como capacitar a las mujeres, pues si no cuentan con un peso en la bolsa, difícilmente podrán superar una situación de violencia, ya que no se animarán a dejar a sus parejas por temor a quedarse en la calle.

Añadió que normalmente los primeros contactos con mujeres que han sido violentadas son bastante complicados, ya que pareciese “que estamos hablando con la pared, ni siquiera participan, no dicen nada, hasta que alguien rompe el silencio después de dos, tres, cuatro sesiones”.

Liliana Ramrez
Redaccin