Aguascalientes, México, Miercoles 23 de Enero de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Reportan que céntrica finca es usada como refugio de delincuentes

La finca abandonada está catalogada por el INAH. (Hidrocálidodigital )
09/01/2019 11:13:44

Aguascalientes.- Finca catalogada de la céntrica calle Nieto que se encuentra en ruinas y totalmente abandonada por sus propietarios, está convertida en un tiradero a cielo abierto de todo tipo de desechos y en un refugio de viciosos y delincuentes que operan en la Zona Centro.

Vecinos y comerciantes del lugar explicaron que la inflexibilidad de las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y lo costoso de los trabajos de rescate y restauración de la casona ubicada en la esquina de Matamoros, obligó a los dueños de la finca a desentenderse del inmueble y a ponerlo en “bandeja de plata” a los viciosos y delincuentes.

“Los pepenadores han tomado como bodega lo que queda de la finca para guardar todo lo que colectan, pero lo que queda de la casa que se está derrumbando de vieja también es utilizado por personas que entran a hacer de las suyas, incluso para esconderse de los policías cuando realizan atracos a los comercios del lugar”, mencionaron habitantes de la calle Nieto.

Tiempo atrás, explicaron, los propietarios de la casona trataron de arreglarla de acuerdo a sus posibilidades, “pero resulta que les cayó el INAH y las autoridades municipales para ordenar la suspensión de las obras y proceder a la colocación de sellos de clausura, pero aún así los mismos fueron impunemente violados por los pepenadores, viciosos y raterillos que entran 'como Pedro por su casa' a hacer de las suyas y con la complicidad de las mismas autoridades que ni por asumo se presentan a ver el estatus del inmueble que se está cayendo a pedazos”.

Los comerciantes y vecinos de la zona urgieron a las autoridades a tomar cartas en el asunto, al argumentar que “no es posible que la gente del INAH se escude en la supuesta protección de los monumentos históricos para impedir que los propietarios de las fincas viejas puedan hacerle las mejoras que necesiten y para lo cual ponen uno y mil pretextos y en cambio nada hagan para evitar que sean invadidas por gente que nada tiene que ver con el inmueble”.

Redacción