Aguascalientes, México, Miercoles 30 de Julio de 2014
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Dimensión de Perera en adiós de Aparicio

El diestro Julio Aparicio se cortó hoy la coleta al término de la decimonovena corrida de la madrileña Feria de San Isidro en la plaza de Las Ventas, en la que ha compartido cartel con Miguel Angel Perera, y David Fandila (EFE )
29/05/2012 16:42:49 El reloj de la plaza marcaba las nueve y cuarto de la noche cuando ya se han arrastrado los seis toros y quedan en el tendido los aficionados dispuestos a dictar sentencia, veredicto final al desfilar los toreros hacia la calle. Algunos toman las almohadillas en la mano dispuestos a lapidar a Julio Aparicio por dos actuaciones, o dos desapariciones más, completando cuatro deserciones en la feria. Gran delito debe ser no estar a la altura, pero más debe doler querer y no poder, sentirse impotente por dentro, arrastrar un cuerpo que no obedece a la mente. Aquellos lapidadores justicieros obran crueles en la plaza contra un blanco fácil en una exposición difícil, juzgada como delito de sangre. Cuando las catapultas de cojines estaban cargadas, cuando los insultos se mezclaban con los pitos en sinfonía de ruido bruto asomó Aparicio por el burladero para iniciar el último desfile que quedó en solo tres pasos con El Fandi detrás portando unas tijeras para cortarte la coleta y acabar con la historia de un torero con carrera de montaña rusa que dejó también en su final el gesto de torería en la misma plaza que hace dieciocho años le sacó en hombros, solo dos años atrás presenció la terrible cornada en su boca y el último dia del patrón le ovacionó al romper el paseíllo. En medio, tardes de sol y otras de penumbra para llegar a esta feria donde solo mostró su oscuridad, las sombras que no dejaron asomar las luces de un toreo profundo inyectado como suero por goteo. Al marcharse dejó la huella en el aficionado sensible, la tristeza de comprobar que temores vencen voluntades hasta terminar con la castañeta en la mano en el último gesto de valor, decidir la retirada.

Aparicio fue declarado culpable por el jurado popular que ayer llenó la plaza al dejar solamente una media para el recuerdo a su primero. Después sin verlo claro abrevió clavando abajo. En el cuarto intenciones por verónicas, dos medias y una revolera parecieron un farol para alumbrar su tarde, pero el toro fue devuelto por falta de fuerza entrando en los corrales después de saltar un espontáneo con más ganas de imagen que de toro, por fortuna. En el sobrero solo apareció el peón en los primeros tercios y la muleta únicamente fue un trámite por bajo previo a los aceros sin fortuna.

David Fandila “El Fandi” no defraudó a sus múltiples seguidores que disfrutaron con la larga de rodillas al recibir al segundo, continuando con, tal vez, las mejores verónicas de la feria. Perera también quiso disfrutar quitando por delantales antes de la fiesta que supone ver a Fandi con las banderillas. En la muleta no pudo mantener el calor del ambiente, rematando con estocada para escuchar unas palmas.

En el quinto de nuevo capote y palos fueron lo más destacado porque en el último tercio su enemigo no ofreció muchas opciones siendo silenciado.

Miguel Angel Perera volvió a dejar sensaciones de la figura que es, quedando en la espada las posibilidades de llevarse trofeos. Nos dejó un quite por chicuelinas al tercero y una faena sorda plagada de técnica y valor ante un toro que fue a menos.

Plantado con firmeza en el sexto, aguantando incluso un susto con un derrote a traición, pudo gustarse en trazos largos sobre todo diestros, mostrando su elegancia en movimientos cortos. Con la zurda baja la lumbre pero arrima leña con bernardinas muy en corto rematadas con desplante a milímetros del peligro. Con la oreja en el bolsillo pinchó antes de la estocada y aunque hubo fuerte petición tuvo que conformarse con saludar desde el tercio.



FICHA


Madrid. 20º de Feria . Lleno

5 Toros de Las Ramblas

1 Toro (4º bis) de Fraile Mazas



Julio Aparicio, pitos y bronca

El Fandi, palmas y silencio

Miguel Angel Perera, silencio y saludos
MARIANO ALIAGA
hidrocalidodigital