Aguascalientes, México, Miercoles 30 de Julio de 2014
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Euro retrocede a cerca de mínimo en dos años por temor a España

29/05/2012 18:19:31 NUEVA YORK / Reuters - El euro cayó el martes a su nivel más débil contra el dólar desde julio del 2010 por los crecientes costos del endeudamiento de España y las expectativas de que será necesario un mayor gasto para respaldar el atribulado sector bancario de ese país.
Las pérdidas del euro se aceleraron después que la agencia Egan-Jones recortó nuevamente la nota crediticia de España. Fue la tercera rebaja que aplica esta pequeña firma calificadora en menos de un mes a la deuda española, al seguir preocupados los inversores por los problemas que atraviesa su sistema bancario.
Los rendimientos de los bonos españoles se mantuvieron cerca de máximos en las operaciones del martes. El diferencial entre los rendimientos de la deuda española y la alemana tocó su techo desde el lanzamiento del euro en 1999, luego de que una fuente del Gobierno dijo que Madrid recapitalizará al nacionalizado banco Bankia emitiendo nueva deuda.
«Todos los ojos están en los costos de endeudamiento de España ahora. Estamos pegados en un rango de entre 1,25-1,2640 dólares, lo que sugiere que todos los que quieren estar cortos en euros ya lo están», dijo Kathie Lien, directora de investigación de monedas de GFT en Jersey City.
«El próximo catalizador podría venir de un alza por sobre el 7 por ciento en los rendimientos españoles, lo que aceleraría las ventas. Pero si eso no sucede, podríamos ver cierta consolidación», agregó.
La sensibilidad en los nervios de los inversores europeos contribuyó a la fuerte caída del euro tras las noticias de Egan-Jones, llevando a la moneda por debajo del importante nivel psicológico de 1,25 dólares.
El euro logró ganar algo de terreno cerca del cierre de las operaciones en Nueva York para negociarse a 1,2505 dólares, aún con una pérdida del 0,28 por ciento en el día. El mínimo de sesión fue de 1,2461 dólares según datos de Reuters, el punto más débil desde el 1 de julio del 2010.
El próximo objetivo a la baja se encuentra en alrededor de 1,2450 dólares, donde operadores citaron órdenes de venta para frenar pérdidas y barreras de opciones.
El euro también recuperó terreno ante el yen pero terminó perdiendo un 0,28 por ciento a 99,35 yenes. Antes en la sesión cayó hasta 98,91 yenes, mínimos desde enero.
Ante la moneda japonesa, el dólar se situó cerca del punto de quiebre. Terminó la jornada sin cambios en 79,45 yenes . Sin embargo, la cifra de cierre no está lejos de un reciente mínimo en tres meses de 79,002 yenes que tocó en la plataforma electrónica EBS.

PREOCUPACIONES POR BANCA
Más temprano en la sesión, el euro encontró apoyo en sondeos griegos que mostraron una mejor posición para los partidos en favor del rescate en las elecciones del 17 de junio, aliviando los temores de que Atenas abandone la zona euro. Pero las ganancias fueron de corta vida.
Varios operadores esperan una mayor caída del euro debido a sus temores por los bancos españoles, golpeados por una crisis inmobiliaria, que podrían complicar aún más los esfuerzos de Madrid por frenar su endeudamiento.
Los rendimientos de los bonos españoles a 10 años
rondaron el 6,5 por ciento, cerca del nivel del 7 por ciento considerado crítico. Los países de la zona euro que han pedido rescates anteriormente tenían los rendimientos de sus bonos en esa cota.
«Las malas noticias siguen llegando y si España fuera a pedir un rescate, vemos al euro bajo más presión», comentó Steve Barrow, jefe de estudios cambiarios G10 de Standard Bank.
«El euro sigue siendo una moneda que es vendida ante cualquier oportunidad. Hemos revisado nuestros pronósticos a tres y seis meses para bajarlos a 1,15 desde 1,20», agregó.
El cuarto mayor banco de España, Bankia, pidió un rescate de 19.000 millones de euros, además de los 4.500 millones de euros que el Estado ya le había pasado para cubrir eventuales pérdidas por propiedades devueltas, préstamos e inversiones.
El presidente del Gobierno hispano, Mariano Rajoy, ha descartado pedir ayuda externa para reactivar al sector bancario, pero muchos inversionistas creen que finalmente tendrá que hacerlo.
Reuters