Aguascalientes, México, Miercoles 19 de Febrero de 2020
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Los migrantes se dividen entre la confianza y el recelo al Gobierno de México

Migrantes de origen hondureño permanecen este domingo en albergues en ciudad Hidalgo, en el estado de Chiapas (México). EFE/Pedro Cortés (EFE)
19/01/2020 18:00:01 Ciudad Hidalgo (México), 19 ene (EFE).- Los centroamericanos que integran la caravana migrante varada en la frontera entre Guatemala y México se muestran divididos entre la confianza y el recelo hacia el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien ofreció 4.000 empleos a quienes permanezcan en la zona sur del país.

Entre los cerca de 2.500 migrantes que permanecen este domingo en los campamentos de Tecún Umán, ciudad guatemalteca que hace frontera con el suroriental estado mexicano de Chiapas, hay quienes agradecen a López Obrador por un cambio de discurso respecto a los gobiernos anteriores y confían en su palabra.

"Yo quiero quedarme en México chambeando (trabajando). Si me da el favor el presidente de México, que me dé chamba", cuenta a Efe el joven hondureño Yoatso Rivera, quien está dispuesto a postergar su sueño de llegar a Estados Unidos con tal de cumplir los requisitos que pide el Gobierno mexicano.

El Instituto Nacional de Migración (INM) informó este domingo que han atendido a un total de 1.087 migrantes, de los que 663 fueron en esta zona fronteriza de Chiapas, y 424 en la localidad de El Ceibo, en Tabasco.

Sin embargo, el INM también indicó que en la mayoría de los casos se procederá al retorno asistido a sus países de origen cuando la situación "así lo amerite", una vez revisada su condición migratoria.

RECHAZAN REGRESAR A SUS PAÍSES

La institución migratoria recordó que México está promoviendo en Guatemala, Honduras y El Salvador dos programas de empleo, uno para la juventud, conocido como Jóvenes Construyendo el Futuro, y otro para campesinos, que recibe el nombre de Sembrando Vida.

Esto ha llevado a los miembros de la caravana a desconfiar de las autoridades mexicanas al entender que se les está ofreciendo trabajo en los países de los que están huyendo por culpa de la violencia de las pandillas.

"Eso es mentira que les van a dar trabajo. Los que entran al portón es porque están dispuestos a volver a Honduras y conseguirles trabajo allá en Honduras. Y pagan muy poco también", explicó a Efe el hondureño José Flores Mirón, amenazado de muerte en su país, quien espera en el puente fronterizo.

Este grupo de migrantes, que salió el miércoles pasado hacia la frontera con Guatemala, como parte de una caravana que se dirige hacia Estados Unidos después de una convocatoria en redes sociales, también advierte que el Gobierno mexicano ha cambiado sus políticas por la presión del presidente estadounidense Donald Trump.

En octubre de 2018, miles de migrantes entraron en México para huir de la pobreza y la violencia con el objetivo de llegar a territorio estadounidense, lo que provocó tensiones entre el Gobierno mexicano y el de Estados Unidos.

Ambos países acordaron en junio de 2019 que Estados Unidos retiraría su amenaza de imponer aranceles a los productos mexicanos a cambio de que el Gobierno mexicano desplegara la Guardia Nacional en la frontera con Guatemala para frenar el flujo migratorio.

LA MILITARIZACIÓN DE LA FRONTERA

El Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos del Sureste Mexicano ha denunciado la tensión generada por, entre otros factores, el aumento en la frontera sur de la presencia de la Guardia Nacional, que este sábado roció gas lacrimógeno a migrantes que intentaron entrar a empujones en México.

"La verdad que eso es muy malo porque aquí no vamos personas delincuentes, ningunos asesinos, ni nada de todo eso. Y mi opinión es que, como seres humanos que todos somos, todos necesitamos una oportunidad", argumentó la hondureña Dylsia Maricel frente a la Casa del Migrante.

Además del despliegue de la Guardia Nacional y la Secretaría de Defensa Nacional, otra causa de incertidumbre denunciada por migrantes y asociaciones civiles es la falta de información sobre el destino de los centroamericanos que ingresan en México, pues las autoridades no informan a qué estación migratoria los trasladan.

Sin embargo, la situación de precariedad es tan desesperada para personas como Silvia Leticia, que está dispuesta a arriesgarse con tal de obtener un trabajo en México.

"Nosotros necesitamos el empleo, en Honduras no hay empleo. Uno anda con los papeles, le dicen a uno que espere, y es pura mentira. Claro, nos parece bien (quedarnos en México). Gracias a Dios está abriendo puertas. Y si nos quedamos en México mucho que mejor", dijo desde el puente fronterizo en espera de ingresar al país.

Pedro Pablo Cortés
EFE