Aguascalientes, México, Martes 22 de Enero de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Un Ray Kroc mexicano

18/01/2019 |
En un restaurante de hamburguesas al norte de la ciudad trabaja un joven mesero que mientras atiende a los clientes del lugar lee, como si se le fuera a acabar el mundo, un libro. Nos llamó la atención a un amigo y a mí que mientras nos servía nuestras hamburguesas, el joven se devoraba el libro “El hombre más rico de Babilonia”, de George S. Clason, un libro de autoayuda que da consejos, basados en hechos históricos, de cómo obtener el éxito financiero. No sé si este joven estudia o si solamente trabaja o si estudia o trabaja a la vez, pero qué importa. Lo que me gustó fue su actitud. Amable, servicial y eficaz, pero a la vez un voraz lector que logra, sin mayor problema, compaginar su gusto por la lectura, sus ganas de conocer los secretos para superarse, con su dignísimo trabajo de mesero. Guardando sus proporciones pensé, y se lo dije a mi amigo cuando terminamos de cenar, “no vaya a ser este muchacho el Ray Kroc de Aguascalientes”. Para quienes no lo sepan, Kroc fue el genio, persistente, trabajador y empedernido visionario que, no sin algunas argucias para algunos personas cuestionables, logró construir y adueñarse del imperio que hoy todos conocemos como McDonald's.

Dicho esto, estoy seguro de que como este joven hay otros miles en Aguascalientes y desde luego en México que mueven cielo, mar y tierra no sólo para sobrevivir y poder llevar el día a día, sino para superarse, salir de la pobreza y alcanzar el éxito. Y lo hacen sin la ayuda de nadie. Se parten el lomo todos los días y trabajan jornadas de más de doce horas. Si a eso le sumamos el estudio y la lectura, estos jóvenes podrían estar llamados a ser los próximos Ray Krocs mexicanos, los próximos exitosos y astutos empresarios que empezaron de la nada y que lograron en base al esfuerzo y al trabajo llegar a lugares a los que nunca imaginaron poder llegar. Por eso no estoy de acuerdo con el programa de apoyo a los mal llamados ninis. Una beca o un sueldo o como ustedes le quieran llamar a la cantidad mensual de dinero que les van a entregar que no esté condicionada a ciertas horas de trabajo y a un buen rendimiento en la escuela es dinero tirado a la basura. Por supuesto que hay que apoyarlos, pero de otras maneras. No regalándoles dinero porque a la larga, cuando sean adultos, en lugar de tener a Ray Krocs mexicanos, lo que tendremos es a un grupo bastante nutrido de adultos malacostumbrados a las dádivas de papa Estado.