Aguascalientes, México, Sabado 22 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Cuatro horas varado

21/09/2018 |
Cuatro horas varado duró Andrés Manuel López Obrador el jueves por la tarde-noche en el aeropuerto de Huatulco. El presidente electo, que anda dando la vuelta por el país en su gira de agradecimiento, provocó la gracia y la admiración del resto de los pasajeros que veían atónitos cómo el futuro mandatario esperaba paciente el retraso de su vuelo. Todo mundo lo grababa, todo mundo le tomaba fotos, todo mundo se reía con él. Mientras tanto, una apurada tripulación de Viva Aerobus hacía todo tipo de maniobras para poder despegar el avión. Pero no se pudo y para calmar a la gente que ya estaba medio desesperada les permitieron bajar de nuevo a la terminal. El capitán, apenado, se disculpó con AMLO y éste le respondió que no había ningún problema, que no era su culpa, que esas cosas pasaban.

Bien. Quizás fue muy chistoso ver al presidente electo sufriendo lo que muchos pasajeros sufren todos los días ya por culpa de las aerolíneas incompetentes, ya por culpa de la saturación en el aeropuerto de la CDMX, ya por culpa de las condiciones climatológica. Escribió ese día por la noche una periodista a la que alguna vez admiré pero que hoy me da pena ajena, Isabel Arvide: “El presidente electo se quedó varado en Huatulco por lluvias en la Ciudad de México… ¿Hubo una tragedia? No en lo absoluto. Simplemente mostró paciencia y calidad humana”.

Lo que se le olvida a la periodista ladina es que AMLO es sólo eso, un presidente electo, que todavía no tiene sobre sus hombros responsabilidades constitucionales. ¿Se imaginan que lo mismo le hubiese sucedido a López Obrador pero ya siendo presidente constitucional y con una tragedia nacional en transcurso?, ¿se imaginan a un presidente en funciones varado en un avión comercial mientras que en la Ciudad de México hay una tragedia como un terremoto?, ¿se imaginan al presidente en funciones varado en un avión comercial mientras en una cárcel de máxima seguridad se escapa algún gran capo de la droga?, ¿se imaginan a AMLO varado en un avión comercial mientras en otra parte del país algún secretario de Estado relacionado con la seguridad ha sido asesinado por el crimen?

Son cosas que pasan, y más en México. Pero mientras tanto, ¡que viva el populismo y el aplauso fácil!