Aguascalientes, México, Martes 22 de Agosto de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Guantánamo

22/08/2017 |
Mucho se ha hablado en los últimos años de la cárcel que Estados Unidos abrió después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Guantánamo, Cuba.

El centro de detención fue habilitado después de que EUA invadiera ese mismo año Afganistán. El mismo se creó para encerrar, interrogar y torturar a los terroristas o sospechosos de terrorismo que Estados Unidos capturaba en el país invadido. Era parte de la venganza de nuestro vecino del norte por el ataque que había sacudido sus entrañas.

Pasaron los años y a la gente se le fue olvidando la rabia y la indignación que causó ese ataque (el del 11-S). Junto con el olvido comenzó a surgir el buenismo que se intensificó cuando se difundieron imágenes de agentes estadounidenses torturando a los terroristas.

La comunidad internacional y muchos estadounidenses condenaron la tortura en Guantánamo y exigieron su cierre. Cuando Obama era candidato prometió en campaña cerrar la prisión. Al final, tras ocho años en la oficina, no pudo hacerlo (yo creo que más bien no quiso) y hoy sigue operando con normalidad.

Yo no comparto la tortura como mecanismo para obtener información de un criminal o sospechoso. Y no la comparto no por una cuestión de defensa a los derechos humanos sino porque creo que no sirve para obtener nada. El torturado, con tal de que su sufrimiento pare, dirá lo que le pidan que diga o se inventará algo. Pero, ¿compadecerse de unos terroristas que cimbraron a Occidente por haber sido torturados? No me lo explico.

¿Por qué la gente común y corriente en Occidente es tan buena con sus enemigos?, ¿por qué se nos olvida tan rápido lo que éstos nos han hecho? Otras culturas difícilmente olvidan y su venganza, cuando son atacados, es implacable.

Guantánamo, estoy seguro, no cerrará nunca y en mi opinión no debiera hacerlo.

Hoy, los que están en serios aprietos con el terrorismo son los europeos, que dicho sea de paso fueron los primeros que salieron a exigir que se cerrara ese centro de detención. Estoy seguro de que a más de un líder europeo ya se le habrá ocurrido abrir un Guantánamo europeo para recluir ahí a los terroristas sobrevivientes que han atacado o planeado atacar a sus pueblos. Es cierto que una medida como esa ni de lejos terminaría con el Estado Islámico y las otras organizaciones terroristas que operan, pero créanme, una vez capturados, los terroristas preferirían mil veces morir decapitados que ir a esa hipotética cárcel.

Se dice que los miembros de Al Qaeda que eran y son capturados por los Estados Unidos se orinaban en sus calzoncillos con sólo escuchar la palabra: Guantánamo, para ellos, su infierno en esta tierra.

Ojalá fuera lo mismo con los miembros de ISIS.