Aguascalientes, México, Lunes 26 de Septiembre de 2016
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Y las redes acabaron con su reputación, y quizá con su vida

24/09/2016 |
Una joven, creo sonorense, viajó hace unos días a la playa con sus amigas para celebrar su despedida de soltera. En un day club muy popular en Playa del Carmen la joven se puso borracha e hizo cosas que no debía y que no vienen al caso mencionarlas.
Algún tipo canalla o alguna amiga traicionera grabó todo y lo subió a las redes sociales. En poco tiempo el chisme se hizo viral porque, como ingrediente adicional, sucede que a la señorita su novio, después de ver semejante espectáculo, le canceló la boda. En Facebook y en Twitter se le bautizó a la chica como "LadyCoralina".
Yo me enteré primero por WhatsApp. Algún amigo sin mucho qué hacer empezó a mandar a varios grupos en los que estoy todos los videos, las fotos y la historia completa. Luego lo vi en Facebook. Y al día siguiente ya era el tema más comentado en Twitter.
Para aclarar, debo de reconocer que al principio la historia me dio mucha risa. Como muchos me lo tomé como un juego y hasta me di el tiempo de echarme el chisme completo narrado a detalle por un tipo que seguramente estaba ahí y que a través de un mensaje de audio lo cuenta. En ese audio se escucha al fino sujeto referirse a la susodicha de las formas más viles posibles, burlarse de su borrachera, de su desliz y, de paso, de su entonces prometido. Luego me acordé que tengo hermanas y que además yo no soy un santo. Me acordé que a cualquiera de ellas o que a mí mismo podría pasarnos algo similar algún día. Los fines de semana, como casi todos los de nuestra edad, vamos a bares, a antros, a cantinas. Nos divertimos, bebemos, bailamos, cantamos y de vez en cuando hacemos algún ridículo. Caí en la cuenta de que "LadyCoralina" era una jovencita de menos de 25 años que por una borrachera vio probablemente arruinada su vida.
Y aquí vienen mis preguntas. ¿Quién carajo soy yo, que a veces hago cosas peores, para burlarme, pero sobre todo para juzgarla? ¿Quiénes somos nosotros para llamarla put..., zorr...?
Realmente es lamentable y, perdónenme pero aquí sí cabe esa palabra, es naco, hacer escarnio público de una chica que cometió un error. ¿Se imaginan lo que está sintiendo ahora? ¿Se imaginan que ya habrá pensado seguramente en el suicidio? ¿Se imaginan lo que sienten sus papás? ¿Su ex novio?
Lo siento y perdónenme la palabra, pero nuevamente la hemos cagado como sociedad. Así. Literal. Con todas sus palabras. Hemos demostrado que somos una sociedad mezquina, chismosa, buena para nada y de paso sexista, que se aprovecha de una serie de fotos y videos para lapidar a una jovencita que cometió un error. Y sí. Mencioné la palabra sexista porque si esto lo hubiera hecho un varón todos lo hubiéramos celebrado. Pero como fue una mujer entonces teníamos que decirle zorra, teníamos que humillarla, burlarnos de ella e indignarnos.
En fin. Qué asco que hagamos eso en las redes sociales. Y qué asco que algún cobarde o alguna cobarde se haya aprovechado de la situación en Playa del Carmen para grabar y exponer a esa joven.
¿La lección? Creo que solamente hay una. Si van a hacer algo, lo que sea, que no quieren que salga a la luz pública háganlo en su cuarto, encerrados, con las cortinas abajo y seguros de que no haya un celular grabándolos. Es la única forma de proteger nuestra privacidad. ¿La lección para la sociedad? No la hay. La sociedad de México y del mundo, con las redes sociales a todo lo que dan, seguirán comportándose de esta manera tan mezquina así que habrá que acostumbrarnos a cuidarnos en todo lo que hagamos hasta de nuestros mejores amigos.

@enricoags