Aguascalientes, México, Lunes 25 de Marzo de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Alerta señores industriales

23/03/2019 |
Con la ratificación del convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo, los trabajadores mexicanos tendrán, ahora sí, la plena libertad de adherirse a un sindicato, al que ellos quieran, y salirse de él en el momento en que ellos quieran para adherirse, si ellos quieren, a otro. Se trata, según dicen sus defensores, de la plena libertad sindical, ¡y está bien!, de no ser porque en México existen algunos personajes oscuros que quieren aprovecharse de esta nueva reglamentación nacional para crear caos e inestabilidad. El principal peligro para México con la ratificación de este convenio se llama Napoleón Gómez Urrutia. Este cacique que está acostumbrado a actuar como un auténtico jefe de la mafia, podría llegar en cualquier momento a Aguascalientes y reventar el estable y sano ambiente laboral que se vive, desde hace años, en la entidad. Es cierto que algunas centrales y sindicatos le han quedado a deber a los trabajadores, es cierto que hay algo de inconformidad, pero nada se compara con lo que podría pasar en el estado si Gómez Urrutia decide aterrizar aquí. Para no ir más lejos, él fue el culpable de lo que pasó en Matamoros, Tamaulipas, cuya industria estuvo a punto de colapsar por las movidas chuecas y agresivas del líder minero. Al final la jugada no le salió pero, ¿de verdad eso quieren para Aguascalientes señores empresarios? Aquí ya hay una organización sindical, la CROM, que decidió respaldar a la nueva organización de Gómez Urrutia. ¿Cuál es mi consejo? Que ni se les acerquen. Todo lo que huela a Napoleón es un peligro. El señor está acostumbrado a imponer su voluntad a la mala y a exprimir a las empresas al grado de quebrarlas. Y el llamado también es para el Gobierno del Estado. Un gobierno que ha perdido muchas batallas últimamente pero que al menos puede presumir de que en Aguascalientes medio se respira un ambiente laboral estable mismo que podría echarse a perder si Napoleón Gómez Urrutia decide poner un pie aquí. Alerta señores industriales.