Aguascalientes, México, Lunes 19 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

La primera gran prueba de fuego para la prensa tradicional

22/08/2018 |
En noviembre no sólo se va a renovar una parte importante del Poder Legislativo de EUA y las gubernaturas de varios de los estados clave en aquel país. Lo de noviembre será también una prueba de fuego para la prensa tradicional estadounidense que de manera casi contundente decidió adoptar el papel de oposición al gobierno de Donald Trump desde antes que tomara juramento. Ningún medio de los llamados tradicionales, salvo la cadena FOX, le ha dado tregua al inquilino de la Casa Blanca que por su parte los ha elegido a ellos como sus enemigos a vencer. Ni el Partido Demócrata, ni los países enemigos de EUA, ni los inmigrantes ilegales que viven allá, se han llevado tantos insultos del presidente como los medios de comunicación. Apenas hace una semana, centenares de periódicos locales supuestamente influyentes, se pusieron de acuerdo para escribir todos el mismo día editoriales en contra de Donald Trump por sus constantes ataques a la prensa. El presidente estadounidense, como es su costumbre, contraatacó, los ofendió, se burló de ellos y les dijo que eran una vergüenza para el país.

Encuestas van, encuestas vienen. Que si Trump ha logrado repuntar su popularidad en los últimos meses, que si Trump es el presidente más impopular de las últimas décadas. Realmente no se sabe. Y no se sabrá hasta el próximo mes de noviembre cuando los estadounidenses acudan a votar por sus representantes, senadores y gobernadores y determinen si el Partido Republicano, el partido de Trump, sigue siendo el partido predominante o si es hora de devolverle el poder a los demócratas. Mi lectura del tema es muy sencilla. Si Trump y sus candidatos arrasan, la prensa tradicional tendrá que repensar otra vez, pero ahora sí de manera extra urgente, cuál es su papel en la vida pública. ¿Por qué?, porque en gran parte un triunfo de Trump y de los suyos querría decir que los medios ya no son lo que alguna vez fueron y que eso de disque ser la conciencia del pueblo no es más que una frase llena de nostalgia de algunos pasados de moda. Si los que ganan son los demócratas, entonces la prensa podrá respirar, que no cantar victoria, pues de alguna forma contribuyeron para debilitar la imagen del presidente.