Aguascalientes, México, Lunes 19 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El equipo de seguridad del futuro gobierno y la fantasía

24/08/2018 |
Imagínense ustedes que “El Mencho”, al que supuestamente ya le están pisando los talones autoridades mexicanas por órdenes de la DEA, no es detenido por la administración de Peña Nieto pero sí por la de Andrés Manuel López Obrador. ¿Se imaginan la reacción del Cártel Jalisco Nueva Generación?, ¿se imaginan lo que sería capaz de hacer la que es hoy la organización criminal más poderosa del mundo? Si así lo quisieran, si así se los ordenara “El Mencho” o su sucesor, bien podrían matar los sicarios del CJNG al presidente López Obrador, o secuestrarle a alguno de sus hijos, o matar a Alfonso Durazo, más si tomamos en cuenta que tanto AMLO como su futuro secretario apenas quieren seguridad para ellos y sus familias.

El miércoles vi una entrevista que Adela Micha le hizo para el Financiero a Alfonso Durazo. El futuro secretario de Seguridad Pública Federal repitió varias veces, ante los severos e insistentes cuestionamientos de Micha, que no eran ingenuos y que sabían perfectamente a lo que se enfrentaban. Pero después de insistir en que no eran ingenuos, y cuando la periodista le preguntaba que cómo iban a terminar con el crimen organizado, Durazo volvía al lugar común asegurando que el combate que harían ellos contra el crimen sí sería efectivo “porque 30 millones de personas votaron por Andrés Manuel, porque tenemos el apoyo de toda la sociedad, porque desde Madero no había un presidente tan legítimo o tan popular como Andrés”. ¿Así cree Durazo que va a doblar al CJNG?, ¿así cree nuestro futuro secretario de Seguridad que va a combatir al crimen?, ¿así reducirá el altísimo índice de homicidios y secuestros?

En materia de seguridad pública, que es la más cruda de nuestras realidades como mexicanos, yo veo al equipo de AMLO, aunque ellos digan que no son ingenuos, en un mundo de fantasía, muy teóricos pero cero prácticos. Los veo sin rumbo, sin estrategia, apelando a que el apoyo popular ayudará a reducir a los cárteles de la droga, a los grandes delincuentes, como si a estos les importara la legitimidad y/o popularidad de un presidente de la República. ¿Les digo algo? Les importa un carajo.