Aguascalientes, México, Martes 23 de Julio de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

COMO CUANDO DONDE

16/05/2019 |
Consabido y contado hasta la saciedad, el chiste ese, muy malo, del borrachín y la mujer fea, que termina con la respuesta del ebrio que dice que a él lo borracho se le quita, pero a ella lo feo, ni con un milagro, ilustra lo bochornoso del episodio que protagonizaron ayer los candidatos a la alcaldía de la capital, por el PRD Iván Sánchez Nájera y por MORENA Arturo Ávila, pues demuestra que la anunciada transformación del país no es sino la reedición de las peores mañas de los políticos del pasado, que son como los muertos de la pieza de Zorrilla, pues gozan de cabal salud.

Ingenioso, pero no tanto, Sánchez puso un epílogo en una filmación donde dice que a su contrincante lo acusó de corrupto y éste le contestó acusándolo de gordito, asegurando al respecto que ninguno de los dos había mentido, un asunto que no pasaría de lo anecdótico sino revelara que muchos de los nuevos políticos parecen estar poseídos por espíritus de aquellos que tanto dañaron nuestra democracia en los años previos a la transición y que si el pueblo estaba harto de los que se fueron, pronto lo estará de los recién llegados.

Mientras tanto en lo que nadie ha reparado es que en esta ciudad, conforme se ha ido deformando por un crecimiento caótico, se acumulan y crecen los problemas y que no puede uno fiarse de una nueva clase política que se muestra tan ávida de poder o más que la pasada, pues esta simulación de pleito tabernario nos demuestra que quienes ofrecen vida, sacrificio, sangre, sudor y lágrimas para solucionar los conflictos, definitivamente están muy por debajo de la altura mínima requerida.

 
Editoriales pasadas