Aguascalientes, México, Miercoles 22 de Mayo de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

EN 3 MINUTOS

21/05/2019 |
Es difícil, dada la complejidad de la crisis y las posturas rígidas de las partes, dar la razón a las autoridades o a los dueños de los urbanos en su diferendo que ayer subió de tono, hasta registrarse un hecho inédito en nuestra historia reciente, donde la intervención de los agentes estatales resultó en imágenes que nos eran desconocidas, la de detenidos con magulladuras y borbotones de sangre en el rostro.

Los unos alegan que tienen la ley de su parte y que las vías de diálogo están cerradas ya por la posición de sus opositores, en tanto que los otros demandarán su derecho constitucional a la manifestación y seguirán asegurando que les impusieron condiciones imposibles de cumplir y que en la nueva estructura de movilidad se actuó en contra de sus intereses y en favor de terceros, un asunto que finalmente habrá de dirimirse, preferiblemente por medio de la conciliación, que es lo que demanda el grueso de la comunidad.

Concediendo, sólo para no acrecentar una polémica ya agria, en que los agentes de la ley actuaron de manera legítima para no afectar los derechos de terceros, como aseguraron en Palacio, debemos decir que eso no justifica la manera en que, tal vez por falta de protocolos, por inexperiencia o por pura pulsión violenta, algunos agentes actuaron indiscriminadamente contra personas ajenas a la protesta, incluyendo a un grupo de informadores que sólo estaban cumpliendo con su obligación y su derecho de informar.

 
Editoriales pasadas