Aguascalientes, México, Viernes 19 de Octubre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

EN 3 MINUTOS

28/12/2017 |
En los albores del Gobierno estatal que encabezó Luis Armando Reynoso, se comenzaron a conocer datos de lo que hoy es el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública donde se mostraba que el crecimiento de los delitos comunes, hacía de esta Entidad y particularmente de puntos como la Capital y Jesús María, lugares más peligrosos que territorios y ciudades que son reconocidos como peligrosos, tal el caso del territorio chihuahuense, la Capital Chihuahua o Ciudad Juárez, incluso, o como entidades tan ligadas a la noción de riesgo como Sinaloa y varias de sus ciudades más importantes.

No fue sino hasta que llegó, poco más tarde, la ola de crímenes de alto impacto, que la gente se dio cuenta que este no era el territorio seguro de antaño, percepción que mejoró un poco cuando pararon aquellos años de balaceras, plagios y ejecuciones, pero que se vuelve a sentir ante la explosión de todas las modalidades del robo, sea este ejercido con o sin violencia.

La gravedad de la situación actual, como si no bastaran los datos y los relatos de las víctimas, se ilustra con el comparativo que demuestra que los zacatecanos viven más tranquilos que los hidrocálidos, aún a pesar de la reconocida penetración del crimen organizado –que aquí se niega por todos los medios-, lo que deja desnuda la soberana excusa esa de que la crisis de inseguridad nos llega por contagio de los Estados vecinos.
Editoriales pasadas