Aguascalientes, México, Lunes 19 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

EN 3 MINUTOS

29/08/2018 |
Hace no muchos años, cuando los productores de agave y aguardientes de Zacatecas buscaron la denominación para su destilado y solicitaron que sus etiquetas rezaran que se trataba de un ‘Tequila’, se encontraron con la oposición frontal de los productores de las regiones jaliscienses que explotan el producto que obtienen de ciertos tipos de agaves, especialmente el agave azul o Weber, por lo que a los productores zacatecanos no les quedó de otra que llamar a su producto mezcal.

Era entonces el mezcal un producto marginal y asociado a bebidas de alta graduación y efectos explosivos para los consumidores que, como pasa con el sotol del norte del país, no tenía entre los consumidores la buena fama de los tequilas, aunque los productores mezcaleros del sur, especialmente los oaxaqueños, penetraron en el mercado, mantuvieron la producción artesanal y lograron lo impensable, que es competir con el tequila en los mercados nacional y de exportación.

Fue allí donde los productores del Edomex, de Morelos y de nuestro estado decidieron solicitar que sus bebidas de agave destilado, entendemos que de calidad inferior a los mezcales de Oaxaca o Hidalgo, se cuelguen a la creciente buena fama de este aguardiente y con ello participar en el mercado, asunto que ya vimos va a ser causa de un conflicto que apenas comienza.
Editoriales pasadas