Aguascalientes, México, Viernes 21 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

EN 3 MINUTOS

03/09/2018 |
Los que entienden dicen que el grueso de los problemas que padecen en el Hidalgo, que son los mismos que ya se suscitaban en la vieja sede del centro, tienen que ver con la premura con la que se adelantó la mudanza, aunque el símil más afortunado es el de la familia pobre que por algún azar se muda a una residencia de lujo cuyos gastos no puede mantener.
Algún día alguien con los conocimientos adecuados hará el cálculo de cuánto nos costó esa obra, que se desarrolló de manera irregular a lo largo de dos sexenios y una parte de un tercero y donde se reportaron desde saqueos de equipos hasta problemas de diseño, cambios de planes y luego, según narran empleados y pacientes, la circunstancia de que la nueva sede no es sino una segunda versión del vetusto hospital de Galeana, con sus problemas de carencias de recursos y de saturación.
El asunto que preocupa y debe ser causa de indignación de por sí, molesta más en cuanto a que es un caso arquetípico de lo que pasa con muchas obras públicas, costosas en extremo y que al final, cuando de cualquier manera son entregadas a la comunidad, no sirven para solucionar los problemas que fueron los que llevaron a tomar la decisión de realizarlas.
Editoriales pasadas