Aguascalientes, México, Martes 16 de Enero de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Legados

16/01/2018 |
Es una tradición añeja, tanto como la historia eso de suponer en la descendencia de alguno, ya sean sus méritos pasados o ya sus vicios, como lo muestran los más antiguos escritos de la humanidad, por no hablar de las siete generaciones bíblicas, lo que en la práctica suele ser tan relativo como que hay padres malos con hijos que son ejemplares, o como que hay progenitores que son dechados de virtud con hijos que luego emprendieron caminos no precisamente virtuosos.

En eso se fundaron las más antiguas dinastías, donde los jerarcas heredaban los cargos a sus primogénitos, con los resultados que cualquier estudioso de la historia puede señalar, aunque para el caso que nos interesa basta decir que hay impulsos dinásticos en la política nacional, impulsos tal vez fundados con aquel famoso José Ramón López Portillo Romano, consejero de su padre el ex-presidente José López Portillo quien, tras la nacionalización de la banca ordenada en 1982, le llamó llenándose la boca “el orgullo de mi nepotismo”.

No faltan impulsos dinásticos en la política nacional, y en la local faltaba más, desde entonces, pues ahora no pocos gobernantes intentan dejar en heredad, como si se siguiera creyendo en que el poder del rey lo otorga Dios, sus cargos a esposas e hijos, en una tradición que es otro de los flancos débiles de nuestra inmadura democracia.

El día de ayer Andrés Manuel López Obrador anunció que la ex-panista Tatiana Clouthier, hija de aquel Maquío, elevado a los altares en calidad de santón de AN, es nada menos que la coordinadora de su campaña presidencial, o del último tramo de esta, pues el tabasqueño lleva en campaña ya muchos años.

Alguno recurriría a aquel lugar común de decir que Manuel Clouthier, candidato él a la Presidencia de México en 1988, se revolvería en su tumba, pues nada más lejanos que el ideario del sinaloense que lo que represente Andrés Manuel, aunque lo sustantivo aquí es ver que lo que suma el líder de MORENA a su proyecto es el apellido ilustre Clouthier, del que al menos tres de sus hijos se han valido para hacer política.

No es el caso de los Clouthier el único caso de dinastías fundadas en el lustre, real o supuesto de un apellido, que por allí queda algún Madero, un Creel, varios Yunes, un montón de Del Mazo y una larga lista de apelativos de supuesto abolengo político.
Editoriales pasadas