Aguascalientes, México, Martes 24 de Octubre de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Más trabajos, más caos

23/10/2017 |
Lo primero que hay que decir, aunque sea con resignación, es que las obras viales en curso y las que vienen son no necesarias, sino urgentes, dada la circunstancia de que en esta ciudad las vialidades son pocas para la exagerada cifra de vehículos que circulan.

Se ha dicho hasta la saciedad que estos problemas no existirían, o serían menos complejos, si en esta ciudad existiera un sistema de trasporte colectivo digno de tal nombre; pero una cosa es admitir eso y otra suponer que la tan postergada modernización del trasporte urbano se realizará por obra de magia, aunque sea cierto que las autoridades estatales están decididas a entrarle a ese toro, o que el número de vehículos en las calles van a reducirse por decreto.

Así las cosas no queda de otra que seguir con soluciones que parecen perseguir, de lejos, a los problemas y seguir gestionando de cualquier manera la ciudad como si sus principales habitantes fueran los coches y no las personas, lo que implica por lo pronto que mientras todavía no se terminan los trabajos en curso, que están causando graves problemas de movilidad, se anuncie el inminente inicio de nuevas obras en zonas donde el tráfico ya supera lo conflictivo.

Quienes usan la Avenida Universidad –Clouthier y De la Madrid-, que es uno de los pocos ejes que unen el centro con el norte citadino y a esta Capital con Jesús María, saben ya lo que es esperar diez, quince y hasta veinte minutos a que encienda la luz verde, situación que, se supone, quedará remediada en parte cuando sobre esta vialidad se construya un paso deprimido, que pasará por debajo del tramo donde Colosio se prolonga para entrar a la zona del Campestre, que es otro punto que suele congestionarse.

Los problemas son casi permanentes, pero aquello es enloquecedor sobre todo a las horas en que ese eje es usado para trasladar a los alumnos del Tec de Monterrey, la UAA y las decenas de planteles que hay por esa zona, que es también la que han de cruzar los que desde Jesús María vienen y van de casa al trabajo todos los días.

Ojalá que la lección, trágica ya, de la mala planeación para desviar el flujo de coches para las obras de la 45 Norte, sirvan para que aquello no sea ya motivo de crisis de locura colectiva.
Editoriales pasadas