Aguascalientes, México, Sabado 17 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

La feria y los feriantes

16/11/2018 |
En punto de las cero horas de este jueves, algunas tiendas departamentales adelantaron unas horas el comienzo del Buen Fin, para exprimir las horas de aquí al domingo que dura el evento, a la manera que hacen los grandes almacenes estadounidenses, en cuyas puertas se agolpan los compradores más ansiosos, que no son pocos, que entienden que es más fácil conseguir las mejores ofertas si aprovechan las primeras horas, pues a veces mucho madrugar sí que hace que amanezca más temprano, por lo visto.

Pero como no llueve al gusto de todos y cada cual habla de la feria según le va en ella, algunos fabricantes y comerciantes comentan que si es cierto que estos cuatro días que dura el Buen Fin les significan un aumento en el volumen de sus ventas, como proveedores o detallistas, lo que han notado en sus cuentas desde que, en el 2011, se organiza este evento comercial, es que acaban vendiendo lo mismo, pues se atrasa el inicio de las ventas de la temporada de fin de año, pues los consumidores que antes comenzaban sus compras y apartados a inicios de este mes, ahora se amarran los bolsillos para esperar a que lleguen las famosas ofertas.

Ya serán los organizadores quienes hagan las cuentas y ofrezcan los saldos después del domingo, pero las previsiones siguen siendo de que de los 94 mil millones de pesos que, en números redondos, alcanzaron las ventas el año pasado, se escale por encima de los 100 mil, lo que por lo pronto demuestra que las cautelas de los grandes sobre el futuro económico no se han contagiado al grueso de los consumidores, pues ya anoche se veía en los rostros de los que se desvelaron una avidez por comprar lo que les pusieran enfrente.

Un indicador del ánimo general es la confianza de los consumidores sobre todo para comprar fines no perecederos, como las televisiones y muebles que tan buena salida tendrán estos días, alimentando también ese indicador que es el de la velocidad del dinero, indicadores ambos que se verán impulsados por un evento que hasta ahora ha resultado un éxito.

Quedan, por supuesto, las recomendaciones de siempre y que no son otras que la de, en medio de esta pulsión por comprar, actuar con alguna medida de prudencia, exigiendo comprobantes de operaciones crediticias para evitar futuros incumplimientos, el comprobar que las ofertas sean reales y, por sobre todas las cosas, evitar a toda costa endeudarse por encima de la capacidad de pago que cada uno tiene, estimada por la Condusef en 30 por ciento del dinero que mensualmente nos queda en el bolsillo luego de cubrir las necesidades básicas.
Editoriales pasadas