Aguascalientes, México, Lunes 23 de Octubre de 2017
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Clarooscuro

17/12/2016 |
Parcialmente tranquilizante fue el anuncio del director del Seguro Social, Mikel Arriola, de que se extiende al 20l9 la viabilidad financiera del Instituto, aunque a renglón seguido el aviso se tornó en preocupante advertencia, cuando recalcó sobre el ritmo frenético que sigue el crecimiento del pago de pensiones.
Desconcertantemente ni en el sector de empleadores, ni entre la población derechohabiente, se reaccionó a lo dicho por el funcionario, quien entre líneas no aseguró un futuro sin problemas del IMSS y en cambio lo que quiso dejar sentado, es que la amenaza encima del sistema de seguridad social no ha sido quitada de allí.
La historia reciente de la entidad emblemática en este renglón, es de esfuerzos no suficientes, administración por administración, para corregir las finanzas internas castigadas por deficiencias y escasa visión de los años anteriores, en los que el Seguro Social derrochó inicuamente, pues incursionó en actividades que le eran por completo ajenas.
No obstante, como el daño es estructural no se encuentra una fórmula para recuperar la estabilidad financiera definitiva, ya que fue desechada por completo la vieja “solución” de un incremento de las cuotas obreropatronales. La última ocasión en la que se ventiló tímidamente esa posibilidad, la cúpula empresarial se opuso resueltamente porque habrían estado en riesgo millones de empleos, por el cierre inevitable de empresas, y se le descartó para no volver a hablar de ella.
El director actual del Seguro Social, con sus asesores, han buscado otras opciones y la más privilegiada ha sido una racional restricción en el gasto operativo, y una considerable disminución en el rubro de nueva infraestructura hospitalaria, con todo y que ésto amplía rezagos históricos.
Es gracias a esta alternativa que, paralelamente con otros movimientos estratégicos, se han alcanzado últimamente ahorros para prolongar el plazo de supervivencia financiera. Sin embargo, a la próxima administración el paquete le va a hacer crisis porque como manifestó Arriola, los pagos pensionarios gravitan pesadamente en la economía del Organismo.
Las futuras autoridades tendrán que inventarse algo especial para impedir el colapso. Pero desde hoy tiene que cobrarse conciencia de que la emergencia sólo está controlada, mas no resuelta, porque anteriormente nadie en la cúpula del IMSS trabajó para resolver el problema y sí para sólo sobrellevarlo.
Editoriales pasadas