Aguascalientes, México, Viernes 20 de Julio de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Calorías y letras

21/12/2017 |
Justo a unas horas del inicio del invierno, pues el solsticio se manifestará en el territorio nacional sobre las 9:30 de la mañana de hoy, asistimos, quien más y quien menos, a una época que se presta a todos los excesos, pero particularmente a los gastronómicos, pues entre las festividades en curso y la supuesta demanda calórica del cuerpo –supuesta porque en realidad tras unos días de frío excesivo las temperaturas se volvieron casi primaverales, las tentaciones nos hacen sucumbir ante todo tipo de delicias.

Pasteles, galletas, buñuelos, frutos secos, son sólo una parte de lo que nos embutimos estos días en que también se preparan por doquier antojitos ricos en grasas de todo tipo, de tal manera que hay que convertirse en eremita para tratar de no sucumbir ante la seductora vista de un buen plato de tamales, o una generosa ración de enchiladas.

Un sondeo elaborado ayer por el área de Internet de esta Casa Editora justo obtuvo como respuesta mayoritaria que será el pozole el platillo que más se servirá la noche del domingo en los hogares hidrocálidos, donde no faltarán las frituras, los productos dulces, por no hablar de gaseosas azucaradas y, cómo no, las bebidas embriagantes que además de los efectos conocidos tienen también exceso de calorías.

Los datos dicen que un adulto promedio que cede ante los aromas y los sabores de la temporada puede ganar, en el plazo que va del 12 de diciembre hasta el seis de enero, una media de cinco kilogramos, que son muchos, sobre todo cuando piensa uno que lo que se gana en peso en menos de un mes luego exige tres o cuatro meses de privaciones y de ejercicio para recuperar la línea y la forma.

En este contexto, donde lo mejor es ignorar a la conciencia, es que los más aprensivos están ya elaborando en el fondo de sus pensamientos los propósitos que se formularán la noche del próximo 31 –y que suelen romperse en dos o tres días-, que un reciente estudio entre mexicanos dicen que justo la primer promesa de año nuevo es la de bajar de peso, seguida de esa otra quimera que es el buen deseo de ponerse a leer.

Pero por lo pronto a disfrutar, que no va a ser hoy que nadie se ande con remordimientos o con remilgos a la hora de hincar el diente.
Editoriales pasadas