Aguascalientes, México, Miercoles 14 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Respiro

05/09/2018 |
Desde hace años, de acuerdo con las estadísticas que mantiene al día la OCDE, tenemos el honor como país de tener a los trabajadores que más horas dedican al año a sus tareas remuneradas y la triste certeza de tener una plantilla laboral poca productiva, lo que confirma que trabajar más no representa ser más eficiente y que en esta materia no estamos atentos y al corriente de asuntos como la necesidad de conciliar los horarios de trabajo con la vida familiar y personal.

En este empeño de que más es más y no mejor, falta alguien que haga las cuentas y calcule, con fines exclusivamente de ganancias económicas si se quiere ver así, cuánto perdemos en nuestra plataforma productiva por esa característica falta de eficiencia de los asalariados o cuánto ingresarían sectores como el del ocio si las familias mexicanas dispusieran más tiempo para estar juntas, por no hablar de los efectos positivos sobre nuestro sistema de salud pública si se consideraran factores como el bono sanitario.

Ya hemos reparado que incluso el modelo educativo, con o sin reforma, no repara en estos considerandos, pues impone a los escolares desde los niveles elementales un calendario que ya dificulta la convivencia de las familias y somete a los menores a la lógica de que estar más horas metidos en el aula es un sinónimo de que estarán mejor educados –y todas las evidencias demuestran lo contrario.

Comentamos esto a propósito de la pobreza de nuestro calendario de festividades cívicas, que queda en cinco días feriados, a los que habría que agregar dos fechas no laborables que tienen naturaleza religiosa, a saber el viernes santo (que este año fue 30 de marzo) y el 25 de diciembre, con la circunstancia de que el próximo día 16, el Día de la Independencia, cae en domingo y en domingo se celebrará.

De cara a esta festividad dentro diez días, la Profeco da a conocer las expectativas de los sectores que suelen favorecerse con los festejos de la noche del 15, la noche del Grito, en la que los sectores de la restauración, del ocio, los supermercados y los expendedores de bebidas alcohólicas se darán un nuevo respiro y esperan una buena jornada por aquellas festividades de las ‘noches mexicanas’, que este año estarán más concurridas, si cabe, por el atractivo añadido de la pelea de box que se celebrará en Las Vegas.

Hay que decir que está de sobra calcular cuánto se ganaría adicionalmente si el no laborable se hubiera trasladado al lunes y millones hubieran podido desplazarse para una mini vacación si se hubiera decretado el puente.
Editoriales pasadas