Aguascalientes, México, Domingo 23 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Montaña rusa

06/09/2018 |
Las semanas de buenas noticias para el Peso Mexicano parecen ya cosa del pasado y el deslizamiento en negativo de nuestra divisa frente al dólar persiste, por lo que estamos de nuevo ante la posibilidad de que esta misma semana el billete verde vuelva a alcanzar las veinte unidades e incluso superarlas, como ya sucedió a mediados de junio pasado, ya en la víspera de las elecciones del primero de julio.

Los motivos son muchos y variados, pero estamos ante un escenario donde cualquier factor de incertidumbre, interior o externo, pone en la mira de los especuladores a nuestra moneda, que en el caso de ayer se cotizó a razón de 19.75 por cada dólar en ventanillas bancarias, según señalan los especialistas por el anuncio de que la economía de Sudáfrica entró en recesión, lo que marcó una jornada en negativo para las monedas emergentes.

Anteayer fue Argentina, luego de que su moneda, la más golpeada de las últimas semanas, superara la barrera de los 40 pesos por dólar, luego de que los mercados no reaccionaron en positivo ni a la batería de duras medidas de ajuste anunciadas en la víspera por el presidente Macri y el brutal aumento de su tasa de referencia, que creció desde los 45 hasta los 60 puntos porcentuales.

La circunstancia de Argentina, que espera un crédito de urgencia del FMI, nos señala el peligro de que se generen condiciones internas de incertidumbre, el papel de las decisiones domésticas en el contexto de una economía globalizada y la certeza de que en los pulsos contra el dólar, que ayer dio muestras de su fortaleza como moneda refugio, las divisas de países como el nuestro llevarán las de perder.

Demasiados factores de incertidumbre siguen amenazando el desempeño de nuestra economía y de eso hablaba el reciente pronóstico del Banxico sobre el desempeño del PIB éste y el año que sigue, aunque anotando que si bien los factores externos nos son incontrolables, será la gobernanza y la estabilidad interna las que sirvan en estos momentos en que los inversores salen al mercado a hacer apuestas.

Uno de esos factores domésticos que pueden ser causa de fortaleza o de debilidad de nuestros indicadores económicos es el déficit público, asunto que seguramente estarán anotando y subrayando quienes en poco más de dos meses serán los nuevos responsables de llevar las riendas de esos asuntos en el nuevo Gobierno.
Editoriales pasadas