Aguascalientes, México, Miercoles 14 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Competencia

10/09/2018 |
Aunque es cierto que la competencia abierta tras la desregulación del mercado de combustibles no acaba de rendir los frutos esperados, el principal de ellos la reducción de los precios, lo cierto es que la apertura ha sido desigual y habrá que esperar, entre otras cosas, a que las condiciones sean más adecuadas, pues las gasolinas y el diésel siguen presionados al alza, tanto por la alta tasa del IEPS que se les aplica, como por los precios internacionales del crudo y las recientes presiones a nuestra moneda.

Sin embargo suena arcaica la queja de algunos, y aquí hay que precisar que no se habla de todo el sector ni mucho menos, que parecen pedir la vuelta al viejo esquema en que Pemex determinaba, nunca se supo bien a bien con qué criterios, quiénes sí y quiénes no podían abrir estaciones de servicio, pues al señalamiento de que existen demasiadas de éstas se une la velada demanda de que se regule de nuevo su apertura.

Ya son pocas las actividades en las que una instancia gubernamental determina a quién regalarle o negarle el privilegio de dedicarse o no a alguna actividad, tal como pasa con las notarías públicas o con las concesiones del autotransporte, donde siguen vigentes las presiones de los que recibieron en su día un negocio a explotar y luego reclaman que no les abran la competencia, tal como acabamos de ver en el bochornoso litigio entre notarios.

En general, la competencia no le sienta bien a ninguno que se siente dueño de estos privilegios, pues estos reclamos suelen reproducirse en cuanto un sector se siente amenazado por los que llegan a robarles una tajada del pastel, como en su día lo vimos con los pequeños abarroteros de barriadas que pusieron el grito en el cielo cuando las tiendas llamadas de conveniencia llegaron con esquemas más modernos y los obligaron a renovarse o quedarse fuera del negocio.

Pasará tiempo todavía para que la apertura de gasolineras de nuevas marcas sea homogénea y se pueda declarar que el mercado finalmente se regulará bajo las normas que impone una oferta abierta, donde el consumidor decide quién le ofrece no sólo los mejores precios, sino otros beneficios como la cercanía, la comodidad y la calidad del servicio, que es de lo que se trata toda esta historia, donde los que se rezaguen acabarán siendo los que queden marginados.
Editoriales pasadas