Aguascalientes, México, Lunes 23 de Septiembre de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El mundo al revés

06/04/2019 |
Desconocido para el gran público, los historiadores del narcotráfico en México, suelen citar a aquel Lai Chang Wong, un chino de Hong Kong, emigrado a México en 1911, y que es el presunto ejecutor material de aquel presunto plan estadounidense de plantar amapola en la sierra de Sinaloa, a inicios de los años 40 del siglo pasado, justo en lo que ahora se conoce como el 'triángulo dorado' del narcotráfico, supuestamente para tener morfina para las necesidades de los soldados que entonces marchaban al frente en la Segunda Guerra, como lo señalan varios estudiosos del fenómeno.

De cómo el asunto se salió de control y de cómo Estados Unidos impuso a la comunidad internacional el modelo ahora imperante de prohibición del cultivo de sustancias de las que se extraen estupefacientes y persecución de productores y distribuidores de drogas, lo que ocurrió justo cuando Estados Unidos buscaba cómo salirse ya de la trampa de Vietnam, en los primeros años setenta, han dado cuenta justo los que estudian la historia de un fenómeno que ha lastimado especialmente a nuestro país.

Fue el Plan Cóndor la respuesta al aumento, en los Estados Unidos, de las adicciones a las drogas, lo que en México representó la pretendida erradicación de cultivos de amapola y la persecución de aquellos primeros capos sinaloenses, en un modelo de cooperación de nuestro país con los vecinos, siempre bajo una premisa, que era que en México se cultivaban precursores de drogas justo por la creciente demanda de los adictos estadounidenses.

El plan, está visto fracasó, como fracasaron los intentos de evitar que México se convirtiera en país de paso para la cocaína colombiana, ya en los años 80 y de sustancias procedentes del oriente asiático para fabricar drogas sintéticas, en un plazo que ya va para medio siglo y que sirvió, desafortunadamente, para que dejáramos de ser solamente un territorio de tránsito y se creara y creciera aquí también una tropa de adictos.

Pero Trump, en su intento de crear una nueva realidad a base de sus mensajes de Twitter y en contradicción con los hechos, ahora invierte esa lógica, para amenazarnos de nuevo y proclamar que sus adictos de casa lo son porque nosotros producimos y dejamos transitar drogas hacia su territorio, donde padecen la peor crisis de consumo de opiáceos, de la que se dice que está matando a más estadounidenses que sus armas de libre venta y liquidó por sobredosis a casi 17 mil heroinómanos el año antepasado.

Nada que decir sobre el señor Trump que no se haya dicho ya, aunque en este mundo al revés las amenazas del inquilino de la Sala Oval de sancionarnos por el narcotráfico igual nos sirve para que el Gobierno Federal se decida a actuar contra el crimen organizado, ahora que parece que el único contrapeso que tiene AMLO es el magnate que gobierna el país vecino.

 
Editoriales pasadas