Aguascalientes, México, Miercoles 18 de Septiembre de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El baile de los números

10/05/2019 |
Sin saber a qué atenernos, pues no existen hasta ahora métodos fiables de contabilizar el número de feriantes y sus gastos, y a partir de allí hacer cuentas sobre el resultado real de la Verbena de este año, nos tendremos que atener a lo que digan diversos protagonistas sobre cómo le fue en los festejos a los que la organizan, a los que tienen allí algún negocio, a los que instalan restauranteros y a los hoteleros locales, que siguen jurando que su ocupación de los fines de semana apenas superó el 70 por ciento de las habitaciones instaladas y mucho menos que eso los días de entre semana de las pasadas tres semanas.

Sobre este último particular, el de la supuesta baja de ocupación, no es sin embargo y de ninguna manera un indicador fiable, pues hemos visto multiplicarse la oferta de camas con decenas de hoteles nuevos y no existe un dato siquiera aproximado de cuántos visitantes fuereños ocuparon casas de renta por temporada, habitaciones ofertadas por plataformas electrónicas como Airbnb, o hicieron la clásica visita a la parentela, pues esta suele ser época en que a las familias les aparecen parientes, cercanos y lejanos, que casualmente desean visitar a los suyos justo en los días de la fiesta.

Sobre el total de asistentes, los que suelen pasar por el perímetro, reportan lo de siempre, multitudes desbordadas de viernes a domingo y afluencia moderada y escasa el resto de los días, aunque se ignora por completo, a falta de estudios, un promedio de cuánto, por ejemplo, gasta cada feriante que acude a las instalaciones adaptadas año con año.

Se tiene, desde hace años, el estudio que realizan instituciones educativas para estimar el número de personas que ingresaron a la zona ferial, un método que de cualquier manera da un dato sobre individuos que llegan al perímetro, y que por ejemplo cuenta como tres o cuatro personas a un sujeto que ingrese reiteradamente a él en una jornada, lo que explica la cifra inverosímil que luego dan las autoridades pues desde hace muchos años, desde que se comenzó a hacer este conteo, se habla de cifras de visitantes que multiplican por mucho la población del Estado, lo que no se corresponde con lo que se observa en carreteras de acceso, el aeropuerto y la Central Camionera.

Ya en estos días comenzaremos a escuchar la cantaleta de todos los años: tantos visitantes, tal derrama económica, equis ocupación hotelera y etcétera, aunque lo que parece evidente, según comentan los que tienen negocios allí, es que cada año la Feria se vuelve más un atractivo para fuereños y menos para los que aquí radican, pues los operadores de viajes reportan que cada vez son más las familias que reservan un viaje para alejarse todo el tiempo posible de la ciudad, un fenómeno cada vez más frecuente entre familias con jovencitos, cuyos padres quieren evitar a toda costa la siempre peligrosa tentación de que los suyos se acerquen a la zona de la fiesta, pues cada vez es menos seguro y menos ejemplar lo que se vive allí.

 
Editoriales pasadas