Aguascalientes, México, Martes 23 de Julio de 2019
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

A recoger las chivas

13/05/2019 |
Bien entrada la madrugada de hoy, para apurar ese cáliz hasta las heces, los últimos feriantes abandonarán las instalaciones de la feria, donde en punto de las doce se dio por clausurada la edición de nuestra verbena anual, una edición en donde poco hay que resaltar, pues afortunadamente no se registraron hechos más graves que los frecuentes allí y tampoco hubo ninguna novedad que resaltar, a la espera de las siempre infladas cifras sobre asistencia, la derrama y etcétera.

Con cara de haber cruzado un desierto o un bosque embrujado, los que hasta ayer laboraron allí se irán reintegrando a sus trabajos habituales, en tanto los que de fuera vinieron a instalar aquí algún negocio harán sus cuentas y regresarán por donde vinieron, aunque previsiblemente los ambulantes fuereños intentarán prolongar su estancia en el Boulevard San Marcos, como todos los años, para regresar a casa con la menor cantidad de sus baratijas que les sea posible.

Se desmontarán en las próximas jornadas, cuando más pronto mejor, las instalaciones provisionales de los antros y restaurantes y aquella zona del Andador de la Feria se quedará de nuevo desierto, lo mismo que la Expoplaza que de nuevo será el elefante blanco que suele ser 49 semanas al año, pues por mucho que sus dueños se han partido el seso no han encontrado la manera de que a los negocios que operan allí todo el año les llegue la clientela, ocultos que están de las miradas.

Alguna vez se ha intentado que aquellos negocios operen todo el año, pues estamos hablando de instalaciones que cada vez menos tienen el carácter de provisional y al final de cuentas en ese sector hay muchos millones de pesos invertidos, aunque se ha comprobado que fuera del calendario de feria la gente prefiere asistir a otros rumbos, inclusive cuando se desarrollan los festivales de calaveras que tampoco han terminado por prender del todo.

No pasa así con los negocios del corredor del ocio, que comienza en 28 de Agosto, muy lejos del perímetro, sigue por Madero, Carranza y remata en las calles cercanas al Jardín y se prolonga por J. Pani, donde los fines de semana concurridos se ven escenas que sí que recuerdan el período de verbena, contrastando con la desolación de todas las instalaciones que se prolongan al Poniente y hasta la Isla San Marcos, cuyas instalaciones también tienen un uso ocasional para ciertos eventos privados.

Y ya con la feria de este año en el recuerdo, sin nada memorable que evocar, los que esperan reactivar sus actividades son los comerciantes del centro, que insisten en que se les incluya en el perímetro, pero sobre todo los dueños de comederos y bebederos de la zona norte, que quieren de regreso a sus comensales.

 
Editoriales pasadas