Redacción Hidrocálido29/11/20213min1246

Pandemia: la enemiga de los emprendedores

EMPRENDEDORES
La pandemia ha significado un duro golpe para emprendedoras y emprendedores, principalmente aquellos con poca o nula preparación.

CIUDAD DE MÉXICO (EL UNIVERSAL).- Como resultado de los efectos de la pandemia, la falta de financiamiento, carencia de habilidades para enfrentar la crisis actual, entre otras cosas, en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se estima que desaparecieron 35 millones de emprendedores, sobre todo mujeres y jóvenes.

En el reporte Los emprendedores perdidos 2021, la OCDE expuso que en el caso de los países de la Unión Europea, los adultos mayores a 50 años abren más negocios que aquellos que tienen entre 18 y 30 años.

Además, se observó que, de los emprendedores perdidos por la pandemia, el 75% son mujeres y el 25% son hombres, de acuerdo con la OCDE que agrupa a 37 países, entre ellos México.

“Hay un reconocimiento mayor de que la pandemia del Covid-19 y las políticas públicas y medidas de contención han incrementado las desigualdades de la sociedad y la economía, exacerbando las desigualdades estructurales existentes”, expuso.

Los menores impactos se registraron en aquellas ciudades donde los emprendedores están mejor educados y tienen un acceso mayor a banda ancha, donde pueden acceder más fácilmente al trabajo a distancia, porque ello les permite mitigar más los efectos negativos de la pandemia.

En el caso de México, hay una brecha de género en las primeras fases del emprendedurismo, con un porcentaje de 9.3% para hombres y de 7.6% para mujeres.

Hay más mujeres que dicen lanzarse a ser emprendedoras por “necesidad” sobre todo en países con alta tasa de desempleo y altas tasas de informalidad.

El hecho de que haya menos jóvenes emprendedores tiene que ver con la falta de experiencia, pues a pesar de que dicen estar interesados en emprender hay barreras que les impiden iniciar un negocio, como falta de habilidades, conocimiento, experiencia, bajo nivel de ahorros y el no tener acceso a una red de profesionales que los puedan orientar.

De acuerdo con la encuesta de la OCDE, entre el 40% y 45% de los jóvenes están interesados en convertirse en emprendedores, pero pocos tienen un autoempleo o están ligados con actividades para iniciar una empresa.