Aguascalientes, México, Viernes 28 de Noviembre de 2014
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           
 

Procesan a los que explotaban a sus hijos

Vctor Manuel Vargas Montoya y su esposa Fabiola Luna Hernndez (hidrocalidodigital)
09/05/2013 08:24:38


 



Aguascalientes, Ags.- Inició el proceso penal en contra de los esposos que explotaban a sus hijos menores de edad, a los que obligaban a pedir limosna para que los mantuvieran y si no reunían las cantidades que les exigían los castigaban golpeándolos salvajemente y no dándoles de comer.


Además de negarles el beneficio de la libertad bajo caución, el juez Sexto Penal les dictó el auto de formal prisión por los delitos de corrupción de menores, en agravio de dos niños de 8 y 6 años de edad y dos menores de 11 y 14 años, y trata de personas, en agravio solamente de las menores, por lo que permanecerán recluidos en los respectivos CERESOS para Varones y Mujeres de la salida a Calvillo.


Los acusados, como se informó a través de este mismo espacio, son Víctor Manuel Vargas Montoya, de 40 años, y Fabiola Luna Hernández, de 31, con domicilio en la calle Cultura El Moche del Fraccionamiento Mirador de las Culturas II.


A finales del mes de marzo, el sujeto acudió a algunos medios de comunicación para reportar que sus hijas de 14 y 8 años de edad habían desaparecido desde hacía una semana atrás, solicitando la colaboración de la ciudadanía para localizarlas.


De hecho, se atrevió a señalar que sus primogénitas pudieron haber sido víctimas de una banda dedicada a la trata de personas.


El lunes 1 de abril se presentó en la Fiscalía de Delitos Sexuales e Intrafamiliares de la Procuraduría de Justicia para interponer una denuncia formal por la desaparición de sus hijas, por lo que agentes de la Policía Ministerial iniciaron una investigación.


Sus pesquisas pronto dieron resultados ya que encontraron a las dos hermanas en una casa abandonada en el Fraccionamiento Palomino Dena, llevándolas al edificio de la PME.


Cuestionadas sobre su repentina desaparición, las dos menores les dijeron que no querían regresar a su casa ya que sus padres las obligaban a pedir limosna y a vender paletas.


Les dijeron que si no volvían a su domicilio con 100 ó 200 pesos diarios las golpeaban brutalmente y para demostrarlo, les mostraron varias huellas de golpes que presentaban en sus piernas y brazos.


De hecho, ambas revelaron que tenían varios años sufriendo tales agresiones y que nadie se daba cuenta de lo que sucedía, por lo que decidieron irse de su casa.


Los elementos se trasladaron al domicilio de los padres de las hermanas para informarles que ya las habían localizado, pero cuando éstas vieron a Víctor Manuel, les dijeron que no querían irse con él porque no deseaban que les volviera a pegar.


Los ministeriales llevaron a Víctor Manuel a la PME y al interrogarlo sobre el trato que les daba a sus hijas y que las obligaba a pedir dinero, cínicamente les confesó que todo era verdad, por lo que el Ministerio Público tramitó y obtuvo una orden de arraigo en su contra para continuar con las investigaciones.


Durante el desarrollo de la indagatoria, los agentes entrevistaron a varios vecinos del sospechoso, que les revelaron que no solamente las menores eran forzadas a limosnear, sino también dos niños de menores de edad, a los que Víctor Manuel y Fabiola llevaban a diferentes calles para que pidieran dinero en las casas, vigilándolos a la distancia.


Las menores de 14 y 8 años de edad, al volver a ser entrevistadas por los policías ministeriales, dijeron que a ellas sus papás las mandaban solas a pedir dinero y que no iban a la escuela, mientras que a sus hermanos sí los acompañaban y cuando veían que les daban efectivo se los quitaban de inmediato.


Explicaron que de su casa salían a las 9 de la mañana y regresaban a las 6 de la tarde y que si no conseguían los 100 ó 200 pesos diarios las golpeaban y las dejaban sin comer, mientras que a sus hermanos también los castigaban mandándolos a dormir sin probar alimentos.


Se estableció que Víctor Manuel estuvo preso en el CERESO por robo y que durante su reclusión su esposa Fabiola mandaba a sus hijos a pedir dinero para que la mantuvieran, por lo que el AMP solicitó una orden de aprehensión en contra de ambos, la cual fue concedida por el juez penal.


Con el ordenamiento en su poder, los agentes se trasladaron al domicilio de Mirador de las Culturas II para darle cumplimiento deteniendo a Fabiola, mientras que a Víctor Manuel se la cumplimentaron en la casa de arraigos, tras de lo cual los dos fueron trasladados a los CERESOS a disposición del juez, que al resolver su situación legal los declaró formalmente presos por los delitos de corrupción de menores y trata de personas.


Antes de la conclusión del caso, los investigadores lograron rescatar del infierno que vivían a los seis hijos de la pareja, de 14, 11, 8, 6, 4 y 2 años de edad, que fueron puestos a disposición del DIF Estatal.

staff
hidrocalidodigital