20° C
Miércoles, 12 de Agosto de 2020

Hidro (5) (1)
Foto: Google

¿Realmente puedes evitar el buró de crédito?

Más que evitar el buró de crédito, manejar correctamente las deudas será la clave para tener finanzas sanas.

Al escuchar las palabras “buró de crédito”, la primera idea que llega a la mente regularmente es negativa pues se relacionan con algo malo o como la pesadilla de los deudores. Esto no es del todo cierto. Estar en el buró de crédito es sólo una de las responsabilidades que se adquieren al solicitar cualquier tipo de crédito.

En México operan tanto el Buró de Crédito como el Círculo de Crédito. Ambas son Sociedades de Información Crediticia de carácter privado y están avaladas y facultadas para concentrar toda la información sobre el comportamiento crediticio de personas y empresas en México. Así que cada que adquieres un nuevo compromiso de este tipo, de inmediato se registra ahí.

Este registro es utilizado por las instituciones financieras o entidades prestamistas para conocer el historial de pagos de los solicitantes y determinar si pueden o no otorgar un crédito, con base en su reputación y score crediticio.

Entre los datos que reciben estas instituciones están la cantidad de créditos que se han tenido en los últimos seis años, los montos, el comportamiento al pagar, si han existido retrasos, por cuánto tiempo los hubo y si se pusieron o no al corriente los pagos.

¿Se puede evitar el buró de crédito?

Prácticamente es un hecho que en algún momento de tu vida aparecerás en el buró de crédito. Solicitar una tarjeta departamental, comprar un auto o casa con financiamiento, contratar un servicio de televisión de paga, adquirir un plan de telefonía móvil o tener una tarjeta de crédito bancaria, son algunos ejemplos de las deudas que se registran, entre muchas otras.

En México existen más de 320 millones de registros financieros, de acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). El buró de crédito sólo se encarga de registrar la información y depende de los solicitantes mantener una buena o mala reputación financiera.

Más que evitar el buró de crédito, manejar correctamente las deudas será la clave para tener finanzas sanas. Te compartimos 5 buenas prácticas para lograrlo:

1 – Revisa tu buró de crédito una vez al año

Conocer tu situación actual es el primer paso para saber si existen retrasos de pago. Lo recomendable es saldar las deudas que llevan un mayor tiempo sin pagarse. Revísalo gratis en el sitio web de buró de crédito y evita pagar a terceros que prometen resolver tu situación.

2 – Mantén un score crediticio alto

El score crediticio es un puntaje en buró de crédito que se otorga de acuerdo a la puntualidad de tus pagos y antigüedad de los créditos. El rango va de 400 a 850 puntos; mientras más alto sea, tienes mayor probabilidad hay para recibir un mejor plazo o mejores tasas.

3 – No adquieras más deudas

Antes de solicitar un nuevo crédito, liquida las deudas que tienes activas en medida de tus posibilidades. Elabora un plan de ingresos y establece un límite de uso de tarjetas. Buró de Crédito recomienda dos tarjetas de crédito como máximo y evitar que consuman más del 30% de tus ingresos.

4 – Solicita créditos a tu medida

Evalúa el tipo de pagador que eres: si cada mes pagas la totalidad de tus compras o prefieres pagar el mínimo. De eso depende el tipo de crédito que deberás solicitar, ya que las tasas de interés o anualidades pueden convertir tus deudas en infinitas. Usa los créditos preferentemente para bienes duraderos y no como dinero adicional.

5 – No desaparezcas del buró de crédito

Las deudas saldadas desaparecen después de seis años en el buró de crédito. Mantén al menos un crédito activo. Si no tienes registro, lo más probable es que las entidades bancarias rechacen tus solicitudes.

No se trata de evitar entrar en el buró de crédito, es mejor verlo como una carta de presentación que te abrirá la puerta a nuevas oportunidades de financiamiento. Recuerda que mientras mejor lleves tus finanzas, más elevado será tu score y, por lo tanto, tendrás mayor oportunidad de un otorgamiento crediticio.

Recuerda que, si tus créditos están al corriente, la calificación será positiva, si presenta un retraso entre 1 y 89 días es media, y negativa si el atraso es superior a 90 días. Y tú, ¿te has retrasado con tus pagos? ¿Qué has hecho para remediarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *