Aguascalientes, México, Viernes 16 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Centro de Artes y Oficios

El Centro cuenta con un taller donde se elaboran diversos objetos típicos de la cerámica de Aguascalientes. (hidrocalidodigital)
18/02/2017
El Centro de Artes y Oficios es dependencia del Instituto Cultural de Aguascalientes y está ubicado en la avenida Héroe de Nacozari, en la zona de los talleres ferroviarios, al oriente de la ciudad.
Construido en el año 1979, fue iniciado con la idea de que carpinteros y herreros ferrocarrileros jubilados impartieran los conocimientos de sus oficios al público en general. Poco tiempo después se incluyeron los talleres de cerámica, textiles, vitrales y recientemente de cestería. 
Los talleres que había en la primera época, tuvieron que cambiar su sede de la antigua Casa de las Artesanías -anteriormente se denominaba así- que estaba ubicada sobre López Mateos, para que este edificio fuera transformado en los estudios de Radio y Televisión de Aguascalientes
Más tarde en este lugar se construyeron el Teatro del Parque y la Escuela de Danza, y los talleres se suspendieron hasta asentarse en la ubicación actual de Artes y Oficios.
El programa de trabajo incluye cursos regulares y cursos de verano. Un servicio adicional del Centro consiste en los cursos de capacitación, convocados por la Dirección General del Trabajo -para desempleados- en coordinación con la Bolsa de Trabajo de la dirección mencionada.
A cambio de una parte del terreno -cedida por el ICA para la perforación de un pozo que ya está en funcionamiento- COPLADEA construyó una nave para el Centro, que representa su primera ampliación. Se trata de una versión mejorada de las ya existentes, pero con mejor ventilación e iluminación. En este nuevo espacio se instaló el taller de textiles, lo que permitió desahogar el de cerámica.
El Centro cuenta con un taller donde se elaboran diversos objetos típicos de la cerámica tradicional de Aguascalientes. El maestro Ángel Sánchez Martínez, con una destreza que casi podría parecernos mágica, va moldeando en el torno la masa de barro preparada con agua y arcilla, hasta lograr la forma de la pieza deseada. Después la introduce en un rústico horno para su primer cocimiento (sancochado), que vigila cuidadosamente a través de una mirilla, hasta que el 'indicador' se 'pica' (el 'indicador' consiste en un pequeño cono de barro, que se dobla totalmente cuando el barro está cocido).
Tras dejarla orear, cada pieza es pintada y decorada con los motivos florales característicos de la cerámica de Aguascalientes. Para esta minuciosa tarea se utilizan los colores que tradicionalmente se han usado en la mayólica de estas tierras: a base de rojo, naranja, verde, amarillo y algunos toques de negro. Una vez pintada, la pieza se cubre totalmente con una pasta blanca de polvo de vidrio que al hornearse por segunda vez le da el colorido y el acabado esmaltado que conocemos. Mediante este proceso los artesanos han creado las vajillas, los jarrones, los floreros o las macetas que adornan las casas de Aguascalientes desde hace mucho tiempo.
Durante un recorrido por el Centro, el maestro Sánchez Martínez nos dice que el proceso de la cerámica es muy largo, son alrededor de 15 pasos. Para la producción del Centro -que son piezas para vajilla, piezas sueltas para jarrones, macetas y otros adornos- se cuenta con el trabajo de los grupos que son de quince a veinte alumnos. En este taller se les enseñan los principios de la artesanía, basándose en técnicas de moldeado, vaciado, el torno que es lo más complicado porque es la coordinación de manos y pies, junto con velocidad y presión.
Los alumnos pintan sus piezas y el encargado de producción también decora la producción del Centro de Artes y Oficios, según los pedidos que haya.
En el Centro se les vende el material y el en precio del barro va incluida la horneada de las piezas que se hace dos veces, así como de la pintura y del esmalte. Para ello se cuenta con hornos especiales de alta y baja temperatura, que se diferencian solamente por el material, porque la técnica es la misma, los de temperaturas de 1000 ó 1300 grados son con los que se trabaja la porcelana.
El maestro Ángel Sánchez Martínez tiene 42 años trabajando en el Centro de Artes y Oficios, comenta que comenzó en el Centro de Diseño Artesanal, y de ahí se mudaron para estas instalaciones en el año de 1979.
Con lo que respecta al taller de carpintería, ahí el alumno aprende a hacer todo tipo de muebles desde un marco, hasta closets o cocina integrales.
Este taller está a cargo del maestro Juan Pedro Muñoz Martínez, desde hace veinte años, quien comenta que él tiene grupos de doce alumnos con horarios de 9 a 12,
y de 17 a 20 horas, martes y jueves o miércoles y viernes, y sabatino.
Señala que desde el principio los alumnos aprenden a utilizar las herramientas, y de ahí van realizando trabajos, primero pequeños, como marcos, un banquito y según las habilidades de cada persona, se van perfeccionando. Cada quien lleva su material y solamente se les facilita el aula y las herramientas.
Mientras que en el taller de Herrería, los alumnos pueden aprender a hacer una amplia gama cosas que van desde recámaras, cabeceras, hornos, mesas de centro, y como en los demás talleres, los alumnos compran su material y son supervisados por el maestro José Luis Treviño Macías.
En el taller de textil se elaboran las piezas a la vieja usanza, en telares de pedal y con los enseres tradicionales. Los artesanos, hilan y tiñen la lana con tintes naturales que ellos mismos preparan; las prendas que elaboran van desde tapices, tapetes y cobijas, hasta gabanes.
Otro de los oficios que se imparten en el Centro, muy característico de Aguascalientes, es el de la fabricación de vitrales emplomados, los cuales aún es posible observar en puertas y ventanas de las iglesias y construcciones antiguas de la ciudad, y como adornos en las ventanas de una casa.
El maestro a cargo de este taller es Tomás Barajas Bermejo, quien lleva treinta y seis años en el Centro, por lo que ha visto pasar varias generaciones, señala que el alumno avanza según su capacidad, porque empiezan a hacer desde figuritas pequeñas como una mariposa, un pescado, lámparas, hasta un vitral grande como un ventanal, aunque también es importante cuánto quieren invertir porque el material es caro, ya que es de importación, son insumos que se traen de Europa, de China, hay distribuidoras que se encargan de trasladarlos a México. La mayoría de los alumnos hacen adornos para sus casas.
Como puede verse, la labor del Centro de Artes y Oficios de Aguascalientes ha contribuido de una manera muy valiosa al rescate del conocimiento de algunas de las artes populares del Estado, parte insustituible de su patrimonio cultural.
Actualmente, muchas personas lamentablemente ni siquiera saben que existe el Centro de Artes y oficios, porque infortunadamente no tiene el mismo impacto como antaño, cuando se organizaban recorridos turísticos por el lugar, y había la posibilidad de que los visitantes adquirieran las piezas que se realizan en los diversos talleres, ahora simplemente se cuenta con una pequeña tienda a la entrada del Centro, y es poco lo que se comercializa.
Araceli Patricia Cervantes Medina
hidrocalidodigital