Aguascalientes, México, Jueves 22 de Noviembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

El Edén Fiel al lema de Zacatecas: “Rostro de cantera y corazón de plata”

Entre túneles y galerías donde se exhiben alrededor de 800 minerales y rocas de Zacatecas, así como de diferentes partes del mundo. (hidrocalidodigital)
18/06/2017
Zacatecas tiene mucho qué ofrecer, y visita obligada es conocer uno de sus grandes atractivos como es la mina El Edén con 320 metros de profundidad.
Es un lugar que supera cualquier expectativa y debe admirarse tanto por fuera como por dentro. Para ser testigo de esto, es necesario visitar esta famosa mina cuya historia comienza aproximadamente apenas 40 años después de la fundación de la ciudad en 1546.
La época de mayor auge de este lugar fue durante los siglos XVII y XVIII, durante los cuales la producción se basaba en plata y oro principalmente.
Debido a las inundaciones en sus túneles y a la cercanía con la ciudad, en 1960 finalizó su explotación, tiempo después fue ambientada para el turismo, siendo la mina más visitada del país por turistas nacionales y extranjeros.
Acorde con el nuevo siglo, el sitio fue remodelado de manera integral en el año 2004 concluyendo en marzo del 2005. Con un impresionante trabajo artístico y museográfico a cargo del maestro Alfonso López Monreal, entregándose este centro turístico con servicios de primer nivel para que lo conozcan y lo disfruten turistas nacionales y extranjeros.
Gracias a la Secretaria de Turismo del Estado de Zacatecas, pudimos hacer el recorrido a esta famosa mina, el cual comienza con un paseo en tren por el socavón de La Esperanza, para después pasear entre túneles y galerías donde se exhiben alrededor de 800 minerales y rocas provenientes de Zacatecas, Chihuahua y Sonora; así como de lo siguientes países: India, Turquía, Nicaragua, China, Brasil, El Salvador y Guatemala.
Cabe destacar que Zacatecas tiene el primer lugar a nivel nacional en cuanto a producción de plata, plomo y zinc y el segundo lugar en cobre y oro.
Llama la atención los diferentes colores de cuarzos, invitando los guías a conocer  la importancia que tienen en el ser humano; por ejemplo el cuarzo blanco da buena suerte, así que se motiva al visitante a recargarse al menos cinco segundos para tener buena vibra, buenas energías y sus chacras se pueden alinear. Mientras que el cuarzo amatista purifica y limpia el cuerpo y la mente, y así sucesivamente cada una de sus tonalidades ayudan para una cada cuestión específicamente.
Se explica que la mina como destino turístico abrió sus puertas desde 1975, sin embargo, la historia de la misma data desde 1586. Anteriormente los nativos recolectaban los minerales de los cerros o cuevas y los utilizaban para hacer instrumentos, joyería, ofrendas para sus dioses o intercambio; fue hasta la llegada de los españoles, cuando entran a trabajar en la mina a cambio de un sueldo y largas jornadas de trabajo. Un minero empezaba a trabajar a los 8 años, ya que por su tamaño podía entrar en las grietas y así ir sacando los minerales o rocas, por lo que el promedio de vida de estos trabajadores no superaba los 35 años de edad.
Dentro de la mina se encuentra un altar al patrono de los mineros, el Santo Niño de Atocha. Los guías cuentan el primer milagro del Santo Niño de Atocha, el cual sucedió el 15 de junio de 1790, cuando una persona mató a otra con una piedra, sin embargo, al presentarse arrepentido y encomendarse al santo, la persona sorpresivamente revivió.
También cuentan la historia de un fantasma deambulando a lo largo de un túnel esperando ser rescatado. Era un minero, llamado “Roque”, el cual mientras trabajaba encontró una grande roca, la cual contenía oro y plata, misma que escondió, sin embargo, ésta desapareció, por lo que empezó a maldecirse y a maldecir a sus compañeros, desesperado por no encontrarla maldice también a Dios y en ese momento le cae una enorme roca, sus compañeros tratan de rescatarlo, pero sólo encuentran su rostro plasmado en una roca con los ojos cerrados y la boca abierta, y quien no lo alcanza a ver se dice que esas personas son pecadoras; y desde entonces se cree que a lo largo de ese túnel existe el fantasma de Roque queriendo ser rescatado.
Al ir admirando las piedras preciosas, de pronto al centro de uno de los túneles aparece un minero de bronce, y según la tradición de la cual ningún visitante queda excluido, consiste en tocar la pepita de oro que trae él en los dedos, esto es para atraer el dinero, mientras que los románticos pueden agarrar su barriga para atraer el amor, y la pistola para la suerte.
Más adelante los visitantes pueden admirar una pequeña bodega del siglo XIX, en donde se encuentra un registro de mineros, que era la forma en saber cuántos hombres estaban trabajando y quiénes se habían muerto, Así mismo hay una tienda de raya -establecimiento de crédito para el abasto básico-.
Cabe destacar que para los turistas que quieren más diversión, a 320 metros de profundidad en una bóveda y con una pista de baile se encuentra La Mina Club, que es un bar y una discoteca, es único en el mundo; mismo que abre los jueves y viernes de 4 a 10 pm y los sábados de 10 pm a 3 am.
 
Araceli Patricia Cervantes Medina
hidrocalidodigital