Aguascalientes, México, Domingo 23 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

Castillo Douglas, una fortaleza hecha por amor

El "Castillo Douglas" es una construcción palaciega ubicada al Centro de la Ciudad de Aguascalientes. (hidrocalidodigital)
19/08/2017
El "Castillo Douglas" es un edificio que se localiza en la calle Alejandro Vázquez del Mercado, cuya construcción fue ordenada por Edmundo Ortega Douglas, descendiente de una acaudalada familia de escoceses avecindados en la Entidad, interesado en tener un castillo medieval.
Dicho proyecto lo realizó el maestro Federico E. Mariscal, reconocido arquitecto de la época, y la construcción se encargó a Refugio Reyes Rivas, quien inició la obra en el año de 1923 y la concluyó tres años después, en 1926.
Es importante destacar que en fotografías antiguas se insiste en llamarlo como “Castillo Ortega”.
En sus años de esplendor, este bello lugar fue muy parecido a los castillos franceses: contaba con foso, puente levadizo y todos los elementos de una fortaleza militar. Está construido totalmente de piedra traída especialmente del Estado de San Luis Potosí.
La hermosa construcción nació de la historia de amor de un héroe para merecer a su dama, como todo cuento heroico, este relato también inicia en un castillo, castillo cuyos dueños buscan un propósito digno para esta belleza arquitectónica, que encierra entre sus muros una historia de amor y tradiciones de una familia escocesa.
"Amore Ne Vanitate" (Amor, No Vanidad), es el emblema que se puede ver en la entrada del "Castillo Douglas", el cual expresa la razón principal por la que Edmundo Ortega Douglas, cual Quijote, mandó construir esta fortaleza en 1923, localizada en una calle céntrica de nuestro Aguascalientes.
En la entrada se pueden distinguir las insignes armas de su dueño. El "Castillo Douglas" no es más que la prueba de su amor por Carmen Llaguno Cansino.
Además de ser una ofrenda para su amada, fue su sueño hecho realidad, ya que Ortega Douglas siempre quiso vivir en un castillo medieval escocés como hicieron sus antepasados, pues su familia descendía de James Douglas, quien participó en la lucha por la independencia de Escocia.
Esta familia llegó a México por medio de John Douglas, el cual nació el 6 de febrero de 1840 en Bury, un pequeño poblado de Inglaterra. En la última década del siglo antepasado, John Douglas llegó a Aguascalientes, donde fundó varias empresas, como la primera planta generadora de energía eléctrica, la red urbana de tranvías eléctricos, la fábrica de productos de maíz La Perla, entre otras.
Se estableció en una finca conocida como Chalet Douglas, a un lado del terreno donde se encuentra el Castillo. Se tiene la creencia que el Castillo era más antiguo que el Chalet, pero éste último tuvo origen en 1903.
En 1887, Adela Douglas Valencia se casó con José Guadalupe Ortega, cuyo primer hijo fue Edmundo Ortega Douglas, quien siempre tuvo una gran admiración y cariño por John Douglas, por lo que nombró a su finca "Castillo Douglas".
Tardaron tres años en terminar esta réplica de lo que fuera un auténtico castillo de la Edad Media, con sus fuertes muros de piedra y sus estéticos ventanales con vitrales venecianos.
Al casarse, el 22 de mayo de 1925, Ortega Douglas decidió seguir una de las tradiciones escocesas que dice: "Los recién casados deben sellar con una chimenea la puerta por la que entren juntos por primera vez a su hogar, para que el amor no escape jamás". Todavía se puede ver la chimenea del Castillo que representa el amor que había entre Edmundo y Carmen.
El lugar tiene detalles por demás significativos.
El banquete de la unión Ortega Llaguno se llevó a cabo en el Castillo y se cuenta que la ceremonia religiosa se celebró en el Templo de San Antonio de Padua, colocándose una alfombra roja desde el recinto hasta el Castillo. Las iniciales de Edmundo Ortega y Carmen Llaguno están talladas en cantera sobre la puerta por donde el novio entró con su mujer cargada.
Durante muchos años fue casa habitación de la familia Douglas; es de tres niveles considerando el sótano. La pareja vivió en el Castillo hasta su muerte; Carmen falleció en noviembre de 1967, y Edmundo en febrero de 1969; tras el fallecimiento de él, uno de los hijos estableció un taller mecánico ahí, y posteriormente operó restaurante bar, aunque después el edificio permaneció las siguientes décadas en poder de los descendientes del matrimonio Ortega Llaguno, hasta que fue vendido en el año 2010.
Actualmente permanece abandonado, pero se dice que ya existe un proyecto para rehabilitarlo integralmente.
 
Araceli Patricia Cervantes Medina
hidrocalidodigital