Aguascalientes, México, Domingo 23 de Septiembre de 2018
Seguir a hidrocalidod en Twitter   RSS  
           

"Me gusta dejar huella en mis alumnos"

Médico de profesión y maestro por vocación, nos cuenta que le gusta la fotografía, tocar la guitarra y el baile, tanto que está apuntado a clases de baile de salón (Hidrocalidodigital.com)
09/04/2015
Al culminar su horario de citas, Francisco Arce, médico dermatólogo originario del Distrito Federal pero de corazón Hidrocálido, se permite un momento de charla para hacer un recuento de las memorias más importantes de su trayectoria y de la vida que transcurre fuera del consultorio.
Tras despachar al último paciente, el galeno especializado en la salud de la piel se da un respiro del rutinario ajetreo, pues también desempeña como Comisionado del Hospital Hidalgo y como Catedrático de la máxima casa de estudios que es también su alma máter: “me gusta la medicina pero mi verdadera vocación, es la enseñanza”, confiesa.
La danza, la música y la fotografía son otras de las más intensas pasiones del doctor Arce, esta última es un gusto que comparto con una de mis hermanas, fotógrafa, que es quien me ha involucrado en este arte, nos dice.
Afirma que en sus dos hijas y su esposa se encuentra día con día la fuerza que necesita para hacer frente a las exigencias de su profesión. 

¿Cuáles son sus orígenes?
Nací en el Distrito Federal pero llegué a vivir desde los seis meses en a Aguascalientes por lo que me considero hidrocálido. Mis padres fueron Carlos Arce y María del Carmen Martínez, soy el menor de seis hermanos de los que sobreviven cinco, crecimos en el Barrio de San Marcos, concretamente en la calle Venustiano Carranza y después nos mudamos a otros lugares, pero conservo gratos recuerdos de esa zona, en el centro de la ciudad.
Mi padre tenía una cremería, dónde nosotros también ayudábamos. Estudié en el Colegio Marista, Instituo Aguascalientes, mi primaria, secundaria y preparatoria. Tengo también muy buenos recuerdos de la convivencia con mis compañeros, seguimos en contacto actualmente a través de tecnologías como el Whatsapp y me es muy grato seguir en comunicación con mis amigos con quienes jugaba fútbol.

¿Por qué eligió especializarse en el estudio de la piel?
En mis tiempos el panorama profesional no era tan amplio como lo es actualmente, no había una oferta educativa de ahora, no obstante me entusiasmé por la medicina, inquietud que me llegó en parte por mi abuela que era médico, ella trabajaba en el Estado de Hidalgo y ejercía como médico general. Con ella como mi única referencia, entré a estudiar a la Universidad Autónoma de Aguascalientes, formé parte de la primer generación de esa carrera. Posteriormente escogí la dermatología, pues en el proceso de estudio uno va descubriendo sus aptitudes y capacidades, el estudio de la piel me fue gustando poco a poco y me gusta más toda vía, a 30 años de trabajar como dermatólogo. Es una especialidad que apartenta ser fácil, pero en realidad es muy compleja.
Hice mi internado rotatorio en San Luis Potosí y posteriormente me especialicé en el Centro Dermatológico Pascual, en la ciudad de México. Debo decir que en algún momento me interesé por la otorrinolaringología pero fue más bien fugaz, la derma me empezó a gustar después de salir de la carrera, al hacer mi servicio e involucrarme en el trabajo de campo.

Un aspecto un poco desatendido por la sociedad, ¿no es así?
En parte, pues la dermatología se enfoca en la piel, que es el órgano más visible y más extenso del cuerpo humano, entonces como es algo que vemos diario y además creemos que es lo que recubre, un simple “pellejito” cuando en realidad es un órgano con una gran cantidad de funciones y estructuras. A veces se toman en cuenta otros órganos que no nos vemos como el corazón y los riñones, pero no es menos importantes. Los médicos de antaño, los del siglo pasado, ni siquiera la consideraban como una especialidad verdadera.

Fuera del consultorio, ¿a qué más le gusta dedicarse?
Trabajo en el Instituto de Salud y también me dedico a la enseñanza. Soy catedrático en la universidad, dar clases es lo que más me gusta hacer, incluso a veces más que ejercer la medicina que también me gusta por conocer cada caso diferente. Pero mi vocación es la docencia, es algo que hago con mucho gusto, transmitir a los alumnos todo lo que yo sé y dejar huella en su futuro. En el aula y después en el hospital.

¿Cuáles son sus pasatiempos?
Principalmente a la fotografía, una rama escencial para la dermatología, por mi profesión me gustó el gusto por la misma, además de que tengo una hermana fotógrafa y es algo que me gusta hacer. Me gusta también la música, toco algo de guitarra, es un 'hobbie' por que considero que no tengo una habilidad nata para la misma, por que aprender estando grande es mucho más difícil que hacerlo a temprana edad. Comencé con el acompañamiento clásico y actualmente tomo clases. Me gusta mucho también escuchar la música, me gustan ritmos muy variados: el clásica, el rock and roll, la samba, la música disco, el pop, las baladas españolas de mis tiempos como Joan Manuel Serrat, Roberto Carlos y Alberto Cortés. No me gusta encacillarme en un sólo género, el único que no me gusta es la banda.
Bailar, confieso, es algo que también me gusta mucho hacer. Junto con mi esposa tomamos clases de baile de salón, danzón, tango, chachachá, cumbia y tango. Después del horario de consultas tengo sesión, en un rato.
Hilda Hermosillo
Hidrocálidodigital.com